Historias de los vascos

El vasco que conspiró contra el dictador Trujillo

EL MARINO BILBAINO FIDEL FRESNEDO, AMIGO DEL LEGENDARIO JESÚS GALÍNDEZ, TRIPULÓ UNA EXPEDICIÓN CONTRA EL DICTADOR DOMINICANO

15.03.2020 | 01:15

Murió casi el mismo día que su hijo, pero a 7.193 kilómetros de distancia y con el Atlántico de por medio. Se llamaba Fidel Fresnedo y falleció en Caracas. Su hijo perdió la vida en Tudela y su esposa, Juanita Rotaeche, conoció la muerte de su marido horas después de perder al menor entre sus brazos.

Fresnedo fue un reconocido marino bilbaino. Hizo historia al tripular en 1947 una fracasada expedición para derrocar al dictador Rafael Leónidas Trujillo, que gobernó la República Dominicana entre 1930 y 1961, año en el que fue asesinado.

Miren es hija de aquel matrimonio. Reside en Catalunya. A día de hoy, evoca las palabras que Jesús de Galíndez publicó en su libro Presencia Vasca en América. Vinculado desde su juventud al PNV, Galíndez fue asesor del también jeltzale Manuel de Irujo, ministro de Justicia. Obligado al exilio tras la Guerra Civil, Galíndez vivió durante algo más de 6 años en la República Dominicana, entre 1939 y 1946. Su estancia en el país caribeño coincidió con la férrea dictadura de Trujillo.

Galíndez detalló en su libro que Fresnedo formó parte de la expedición que trató de derrocar a Trujillo y que fue denominada como Expedición Cayo Confites. Se preparó en Cuba principalmente por dominicanos exiliados.

Algunos de esos exiliados hicieron saber a Galíndez del plan que se iba a llevar a cabo. En su libro, Galíndez explica que Fresnedo participó "con un nombre falso" y que su misión era "transportar armamento en un barco para la expedición", publicó quien, según sus compañeros de partido, acabó siendo "secuestrado y asesinado por secuaces del dictador Trujillo" en 1956, si bien su cadáver nunca apareció.

En 1948, un año después de la fracasada expedición, Fresnedo se reunió con Galíndez en Nueva York. Fue entonces cuando le detalló el marino todos los pormenores de la fracasada iniciativa.

Siete años más tarde, Fresnedo murió y Galíndez, al conocer la muerte de su amigo en 1955, escribió sobre el capitán lo siguiente. "Fue uno de tantos vascos que en 1936 lucharon por la libertad de su patria y después se desparramaron".

Al fallecimiento del marino, se unió el de su hijo mayor, Iker. De hecho, la noticia de la pérdida del padre llegó a Euskadi horas después de la muerte del menor de 15 años en Tudela. Lo comunicaba el diario ABC. "Natural de Caracas era alumno interno del colegio San Francisco Javier. La muerte se ha debido a una hemorragia interna, por indigestión", informaba y continuaba peor: "La madre asistió a su hijo en las últimas horas y cuando se disponía a comunicar a su patria el fatal desenlace, le fue entregado un cablegrama en el que se le participaba la muerte repentina de su esposo, capitán de la Marina mercante de aquel país".

En el mismo centro estudiaba otro hijo del matrimonio, de 13 años. El rector ordenó luto para que "todos puedan asistir a los funerales que se celebrarán en sufragio de las almas del joven y de su padre".

La tercera hija de Fresnedo, Miren, desde Catalunya echa la vista atrás al recordar la vida de sus padres. Así, narra que Fidel nació en 1905 y terminó los estudios de capitán de la Marina Mercante en 1936.

"Tengo entendido, aunque no he encontrado registro, que fue tripulante en el buque prisión Cabo Quilates, de triste y luctuoso recuerdo", señala en conversación con este diario. Esta embarcación pasó luego a llamarse Buque Ibai. "Aita fue primer oficial del mismo, según datos facilitados por Sabino Arana Fundazioa", agradece. Esta embarcación realizaba singladuras, en plena guerra, desde Argentina a puertos de Europa, trayendo provisiones, armamento...

La madre, Juanita Rotaeche, por su parte, nació en Bilbao el 24 de noviembre de 1908. Cuando estalló la guerra se encontraba en Valencia. Partió a Bilbao en un barco. En junio de 1937 parte de la familia buscó el exilio en el barco Habana, desde Santurtzi a La Pallise. "Viajaron ama, su madre y sus dos hermanas gemelas y primas Azcarreta. A continuación, partieron a Bretaña, donde se dedicaron a recoger guisantes", explica su hija.

El matrimonio se casó la víspera del cumpleaños de la novia en 1938 en Le Saint-Charles de Biarritz. "Fueron a Venezuela a finales del 38 o principios del 39, por sus propios medios". Tuvieron tres hijos: Iker Gorka, Aitor y Miren Begoña. "Mi hermano Iker fue el primer vasco nacido en Caracas en el exilio, según consta en un escrito", señala Miren. En la capital venezolana, Fidel fue gerente del Club Paraíso y entró a formar parte de la Flota Mercante Grancolombiana. En Nueva York, acostumbraba a comer en el Jai Alai con Valentín Aguirre o Galíndez.

Al conocer la muerte de Fidel Fresnedo en 1955 Galíndez escribió sobre él: "Fue uno de tantos vascos que luchó por la libertad de su patria en 1936"

Fresnedo participó con una identidad falsa en la fallida expedición para derrocar al dictador Trujillo, transportando armamento


noticias de deia