crisis en el partido naranja

Los ‘críticos’ implosionan Ciudadanos

Dirigentes como Igea lanzaron durísimos reproches a la anterior dirección y la nueva gestora: “Esto es bochornoso”

17.12.2019 | 19:42
José Manuel Villegas e Inés Arrimadas, en primer término, durante la formación de la nueva gestora de la marca naranja.

Dirigentes como Igea lanzaron durísimos reproches a la anterior dirección y la nueva gestora: “Esto es bochornoso”

BILBAO - Tras la debacle electoral del 10-N y el posterior alud de dimisiones, Ciudadanos parece no poder recuperar la estabilidad necesaria para una transición tranquila. La tensión estalló el pasado sábado durante la celebración del consejo general que eligió a la gestora continuista que pilotará el partido hasta el 15 de marzo, cuando se escogerá a la nueva ejecutiva. Algunos de los reproches entre líderes del partido se han filtrado y uno de los más duros con la anterior dirección y la nueva gestora fue el líder en Castilla y León y vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, quien llegó a cuestionar la libertad interna de su partido y, tras calificar de "bochorno" que primero se votara (la gestora) y luego de debatiera, afirmó: "Lo ocurrido aquí hoy no se parece a la libertad que yo sueño".

En los audios filtrados se revela el tono y el fondo de algunos de los discursos allí pronunciados. "Si no lo digo reviento", comenzó por decir Igea para avisar de que su postura era crítica con el procedimiento seguido para elegir a los integrantes de la gestora: "He vivido una cosa que me produce bochorno, bochorno, bochorno por que haya una votación y el debate posterior, bochorno por que haya una votación a mano alzada". "¿Esto es un partido liberal?", se preguntó en dos ocasiones Igea, convencido de que los integrantes de C's son "necesarios", pero "no para saber qué hay de nosotros o qué va a ser de cada uno, ese es el menos importante de los planes". Igea criticó que España "pedía que no hubiera rojos y azules y un partido que fuera capaz de saltar de las trincheras". "Les hemos defraudado y lo que es peor, 20 días después de las elecciones no hemos sido capaces de hacer un análisis", censuró.

garicano llamó a la calma El jefe de la formación en Europa, Luis Garicano, fue quien trató de calmar a los críticos para evitar que el partido acabe fracturado, asegurándoles que no alberguen dudas de que hay voluntad de cambiar. "Ciudadanos va a sufrir cambios muy importantes y quiero deciros que las cosas van a hacerse bien y que vamos a ser lo que tenemos que ser, un partido imprescindible para España, somos más necesarios que nunca", afirmó dirigiéndose a quienes lamentaron que José Luis Villegas o Fran Hervías, el núcleo duro de Rivera, sigan en la dirección del partido como parte de la gestora, aunque anunciaran su dimisión.

Otros que intervinieron en el cónclave, como el concejal del Ayuntamiento de Barcelona y miembro de la comisión disciplinaria de C's, Francisco Sierra, no tuvieron ningún miramiento con algunas de esas voces críticas, especialmente con Igea, aunque no se refirió a él por su nombre. "He escuchado la palabra bochorno y el bochorno me lo ha causado escuchar a algunos cargos públicos que han querido destruir el partido desde dentro", le espetó. Alusión que tiene que ver con las afirmaciones que supuestamente pronunció Igea y que, entre otras cuestiones, hoy le llevarán al juzgado, donde un cargo de C's de Valladolid le acusa de haberle amenazado y de decir que tenía documentación que podía perjudicar al partido.

También muy dura fue la intervención del consejero murciano José Luis Martínez, quien lamentó que el partido no haya entendido el mensaje que les ha trasladado la ciudadanía con el desastroso resultado electoral y cargó contra la dirección por intentar "boicotear y obstaculizar" el proceso que están llevando a cabo en Murcia de reunirse con las bases para tomarles el pulso. "Nos llaman aleales, nos dicen que nos estamos reuniendo sin el consentimiento del partido. Este no es el camino y así vamos a la desaparición. Ustedes mismos", advirtió.

Tampoco le gustó nada al dirigente murciano que no se pudiera votar en urna y decidió no hacerlo porque el voto "tiene que ser libre y democrático para que nadie se pueda sentir coaccionado en un momento tan trascendente para nuestra supervivencia". Además, se quejó de que el Consejo General, en el que estaba presente Inés Arrimadas, la candidata que concita más apoyos para liderar el partido, no promoviera "un debate sano, que siempre es enriquecedor y que no es contra nadie". - DEIA