Las reformas de Piñera no convencen y piden su renuncia

El presidente chileno anunció una batería de medidas pero sin retirar al Ejército de las calles

09.02.2020 | 20:03
Chilenos vuelven a las calles para protestar por quinto día consecutivo. Fotos: EFE

El presidente chileno anunció una batería de medidas pero sin retirar al Ejército de las calles

Santiago de Chile - Cientos de miles de personas se echaron ayer a la calle para expresar su rechazo al presidente Sebastián Piñera y dejar patente que la batería de reformas sociales que anunció en la víspera para apaciguar los ánimos no ha hecho sino avivar el descontento popular.

Si el objetivo de las protestas, que cumplían ayer seis jornadas en las que han muerto 18 personas de ellas cuatro extranjeros, era mostrar el rechazo por las desigualdades sociales, ahora apunta cada vez más directamente contra el mandatario chileno.

Piñeira intentó rebajar la tensión y dijo que ha escuchado las demandas de los ciudadanos y anunció reformas sociales, pero dejó sin atender la petición de devolver el Ejército a los cuarteles, Entre otras medidas anunció un incremento "inmediato" en un 20% de la Pensión Básica Solidaria y de otro 20% en el Aporte Previsional Solidario. La iniciativa, según Piñera, beneficiará en total a 1,5 millones pensionistas y se unirá a otras medidas de ayuda para los de más de 75 años, para los adultos que no se valen por sí mismos y para complementar el ahorro previsional de la clase media y las mujeres. Anunció también el tratamiento legislativo de "urgencia" de un proyecto de ley para crear un seguro que garantice un techo de gasto en salud en caso de padecer "enfermedades catastróficas" y dos iniciativas para subvencionar el precio de los medicamentos.

Sin embargo, ni pedir perdón por no ver los problemas ciudadanos, ni anunciar mejoras en las pensiones, los salarios y el precio de los medicamentos le sirve de momento a Piñera para convencer a estas alturas a una población que se manifiesta cansada de promesas y huérfana de resultados.

Un hartazgo que se ha expresado con fuerza en la primera jornada de huelga general convocada para ayer y que fue secundada de forma masiva desde que se levantaron los numerosos toques de queda que rigieron en la noche anterior, como en otras anteriores, en ciudades, provincias y regiones enteras desde la frontera con Perú hasta el Cabo de Hornos.

La iniciativa logró reunir ayer a unas 100.000 personas de toda clase y condición en la céntrica Plaza Italia de Santiago, y a decenas de miles en ciudades como Valparaíso, Concepción, La Serena o Curicó, que piden cambios más profundos que los anunciados por Piñera.

Incluso las "barras bravas" de los tres principales equipos de fútbol del país (Colo Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica), históricamente enfrentadas entre sí, unieron sus fuerzas para protestar en la calle contra la desigualdad social.

militares en las calles El alza en el precio del pasaje de Metro prendió la mecha de un estallido social que primero le explotó al presidente en forma de incendios, saqueos y graves disturbios y luego tornó en masivas manifestaciones.

La reacción del mandatario fue decretar estados de emergencia y poner la seguridad a manos del Ejército y decir que Chile está "en guerra contra un enemigo poderoso e implacable", algo que le está causando aún más problemas y avivó las críticas de la población.

El ejército está siendo muy cuestionado estos días, en los que se difunden por redes sociales multitud de vídeos que muestran presuntos abusos cometidos por los uniformados. El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) indicó que de los al menos 18 muertos hasta la fecha, cinco casos ocurrieron por la intervención de agentes del Estado.

Los heridos sobrepasan los 360 y los detenidos los 6.000, según la Fiscalía.