Escapadas de fin de semana

Estella-Lizarra, la Toledo de Nafarroa

Ubicada en el Camino de Santiago, románica y jacobea, ofrece palacios, iglesias y calles empedradas

11.06.2021 | 01:07
Una turista paseando por el casco urbano.

pARA quien le interese recorrer el Camino de Santiago y conocer su legado artístico e histórico, Estella-Lizarra es de visita obligada. Conocida por algunos como La Elegante y la Toledo de Nafarroa, destaca por sus palacios con siglos de vida, casonas, múltiples iglesias, calles empedradas y, al mismo tiempo, una gran actividad comercial y artesanal.

Dada a conocer hace años por motivos políticos fuera de Euskadi, Estella-Lizarra exhibe orgullosa buena parte del legado artístico del Camino de Santiago. De hecho, los historiadores aseguran que surgió, en el año 1090, a raíz de él. Y bien que se nota en sus calles y edificios su pasado románico y jacobeo, que nos traslada a otra época con sus palacios, firmes empedrados y puentes.

En el caso de las iglesias, la oferta es más que variada. Destacan, principalmente, la del Santo Sepulcro, que dejó de funcionar como parroquia en el siglo XIX, que desde el XVI incorporó un estilo gótico y más monumental, y cuya portada narra la pasión, muerte y resurrección de Cristo; y la iglesia de San Pedro de la Rúa, de estilo románico tardío, con fachada del siglo XIII y un claustro anterior.

Imagen del viejo puente local. Estella Turismo

Junto a los edificios religiosos, con parada obligada también en las ruinas de la iglesia medieval de San Pedro, el recorrido, que contempla necesario un paseo por la Calle Mayor, nos permitirá encontrarnos de golpe con múltiples palacios y edificios decorados, como el barroco del XVIII sito en su número 41 o el edificio de la antigua estación de ferrocarril. Además, atrae el palacio Luquin, el de los Eguía, la casa de Fray Diego, la de los Ruiz de Alda o el edificio que alberga el Ayuntamiento en la actualidad.

Estella-Lizarra ofrece igualmente atractivos como su Puente de la Cárcel, su Plaza de los Fueros, un manantial natural de agua salada para refrescarse o el pulmón verde del parque de Los Llanos. Aún mantiene un fuerte componente comercial y artesanal, y conquista al paladar con atracciones culinarias como el gorrín asado, las rocas del Puy de chocolate, el pastel de Santiago o dulces como las alpargatas. La web del Ayuntamiento ofrece múltiples propuestas de alojamiento y restauración.

 
noticias de deia