Segunda declinación del XC40 eléctrico

La versión Recharge, que prescinde de un motor y reduce su potencia a 231 CV, promete unos 400 km de autonomía

03.10.2021 | 01:11
A la motorización Rechargue Twin que comparte con el C40 (izquierda), el XC40 suma una más comedida.

El XC40 Recharge es una derivada del SUV compacto 100% eléctrico de Volvo. Se posiciona por debajo del XC40 Recharge Twin inicial. La gran diferencia entre ambas versiones a pilas es que la que está por llegar prescinde de uno de los dos motores que equipa la actual. En consecuencia, además de reducir su rendimiento, adopta tracción delantera en vez de integral, y se apaña con una batería algo menos capaz (69 kWh). La variante que ahora se anuncia desarrolla una potencia de 231CV y espera ofrecer una autonomía en torno a los 400 km con una sola carga (ciclo de conducción WLTP). Conectado a un punto de carga rápida, el acumulador puede reabastecer el 80% de su contenido en media hora.

Volvo comienza ahora a fabricar esta declinación, que estará disponible para los primeros pedidos a final de año. Anuncia un precio de partida de 43.338 euros con el equipamiento más comedido (Core); el acabado intermedio (Plus) reclama 1.923 euros más, sobreprecio que en la terminación más cuidada (Pro) se eleva a 5.713. La interpretación Recharge Twin, con un propulsor en cada eje y 408 CV de potencia, que declara un alcance máximo de 418 km, parte de unos 55.000 euros.

Esta misma motorización doble es la elegida para impulsar al C40 Recharge, el primer Volvo exclusivamente eléctrico. La marca escandinava ya lo oferta -lo vende on line, como todas sus creaciones a pilas- desde 53.000 euros. Llegará a comienzos de 2022.

El C40 es lo que en el sector se conoce como un CUP, un SUV con rasgos de cupé. Encaja en esa definición por su estampa más baja y estilizada, en especial en la zaga. Su frontal es más reconocible al presentar el rostro de los nuevos eléctricos de la firma, incluyendo la tecnología de faros pixelados.

El C40 Recharge fomenta la conectividad al ofrecer datos ilimitados, lo que facilita recibir futuras actualizaciones del software por vía inalámbrica. El sistema propulsor consta de dos bloques eléctricos, uno en el eje delantero y otro en el trasero, alimentados por una batería de 78 kWh que repone hasta el 80% de su carga en unos cuarenta minutos. Espera brindar una autonomía de 420 km, cifra que mejorará con el tiempo gracias a las actualizaciones remotas.

noticias de deia