Comercio cercano también 'on line'

05.12.2020 | 01:13
Comercio cercano también 'on line'

Ya no hay que comprar un proyecto de comercio electrónico, solo pagas por el servicio mes a mes, el día que quieras te das de baja y no hay ningún problema. El comercio electrónico también es para ti, pequeño comercio.

EN el comienzo de Internet tener un comercio electrónico se convirtió en una moda para todas las empresas. Ya que vas a tener una página web y en tu tienda física vendes cosas por qué no vamos a incorporar un e-commerce. No sabíamos nada sobre el comportamiento de los clientes a la hora de realizar compras por este nuevo medio. Si pagar con tarjeta no era lo más común en el medio físico, imagínate un sitio web en el que solo podías pagar mediante este sistema o con una aplicación que se llamaba PayPal, que tenías que hacer un curso para que la gente entendiera como funcionaba. La logística era imposible, todavía se mandaban paquetes en autobús. No sé si todavía será posible, pero enviábamos una caja a Madrid a la hora de salir el autobús y allí lo estaban esperando para recogerlo según lo descargaban. Los mensajeros eran para empresas de servicios que mandaban documentos, como ahora mandamos por correo en un adjunto en PDF. Y encima montar ese comercio con el que no vendían nada había costado un pastón.

No estoy hablando de hace tantos años, pero la mala imagen que le quedó de todo esto a muchos pequeños comercios todavía perdura. La buena noticia es que todo ha cambiado y que ahora es el momento perfecto para que, tengas el tamaño que tengas, da lo mismo si tu tienda es pequeña o grande, si tienes dos delegaciones o cinco, el comercio electrónico de cercanía es para ti.

Los bancos están dispuestos a negociar las comisiones que se cobran por las compras y sus plataformas de pago son tan seguras que ya no se oyen noticias sobre pagos indebidos o transacciones que han fallado. Los clientes están acostumbrados a pagar con tarjetas, PayPal y muchos de los sistemas FinTec de los que seguramente ni hayas oído hablar. Las tarifas de transporte y envío son asequibles y hay mucha competencia lo que redunda en una mejora en los precios.

Pero lo mejor de todo es que tener la página con nuestro comercio electrónico no es caro. Si eres capaz de tener tres o cuatro ventas al mes, ya has pagado la cuota. Sí, he dicho cuota, porque ahora hay plataformas en las que puedes tener una tienda con 2.000 productos por 30 euros a mes. Ya no hay que comprar un proyecto de comercio electrónico, solo pagas por el servicio mes a mes y el día que quieras te das de baja y no hay ningún problema. Hacer una prueba de diez meses, solo te costara unos 300 euros.

Lo que no debes es ponerte a pensar que vas a vender tus cremas, tu pan o tus libros por todo el mundo. Eres un comercio de proximidad, cercano y esa cernía no la tienes que perder. Lo que tratas de hacer es mejorar la forma en que te van a comprar, la manera en la que vas a organizar tus pedidos y tus horas de tener la tienda abierta. Si tus clientes hacen sus pedidos desde sus oficinas por la mañana y lo que quieren es pasar a recogerlos a las 10 de la noche, igual te tienes que replantear a qué hora tienes que abrir y a qué hora cerrar. Hay una panadería que acepta los pedidos a través de su comercio electrónico y permite que decidas tú a qué hora quieres pasar a recoger el pan recién hecho. Desde una app, sus clientes eligen el tipo de pan y el sistema les indica a qué hora pasar, mientras que los panaderos se organizan para sacar las diferentes hornadas en función de sus pedidos. Antes cerraban a las 8 y la gente compraba el pan en la gasolinera a las 10. Ahora cierran más tarde pero si te digo lo que logran facturar ahora lo entenderás perfectamente. Sí, el comercio electrónico también es para ti, pequeño comercio.

@juandelaherran