Mafalda, niña sabia

La entrevista inventada a Mafalda: "Manolito es muy fan de Santiago Abascal"

04.10.2020 | 01:16
Mafalda.

bilbao – Nos citamos con Mafalda en el café de una viñeta en blanco y negro. Se muestra muy afectada por el fallecimiento esta semana de su creador, el gran filósofo gráfico Quino. "Todos los chicos estamos de luto, hasta Susanita que tardó en encontrar unos zapatos que le combinaran con el vestido negro", explica. "A pesar de todo, sigo viviendo en Buenos Aires con papá y mamá. Y tomo sopa muy a mi pesar. La sopa para mí es como Pablo Iglesias para Felipe VI: no me gusta, pero ahí está en cada banquete oficial", nos cuenta Mafalda, que parece mantenerse muy al corriente de lo que se comenta en los mentideros políticos de Madrid. "Escucho mucho la radio. Ya saben, es como twitter, pero hablado. Y tiene la ventaja de que no te puedes enzarzar en discusiones. Bueno, a menos que seas Herman Tertsch, que creo que discute hasta con su confesor".

Nuestras condolencias por el fallecimiento de Quino, un genio inimitable.

—Para mí es como si fuera mi padre, el de mi padre y mi madre, y el de todos mis amigos. Imagínese. Lo conocía como si le hubiese parido. A veces, él me dibujaba a mí. Y otras, era yo quien movía el lápiz desde la mina hasta su muñeca. Todos los de la pandilla lo admirábamos mucho. Y eso que me creó para una campaña publicitaria. Pero se nos olvidó pronto. Y ya solo pensábamos en mejorar el mundo.

Visto el mundo de ahora y el de los años sesenta, cuando usted nació, ¿ha mejorado?

—Poquito. Se sigue abusando de los palitos de abollar ideas. Y cada vez que me acuesto, pido al mundo que tenga mucho ojo, que quedan muchos irresponsables despiertos. Ya inventamos el coche eléctrico, pero los derechos humanos siguen yendo a pedales. No le digo más.

¿Alguno de los políticos actuales le recuerda a su amigo, el dubitativo Felipe?

—Por supuesto. Pablo Casado es clavado a Felipe, excepto en el peinado y los dientes. Frases como "la mejor manera de vivir es darle importancia a todo lo que uno haga", o "he decidido enfrentar la realidad, así que a nada que se ponga linda, me avisan", y "no dejes para mañana el tratar de encajarle a otro lo que tengas que hacer hoy", las podía haber pronunciado Casado en la intimidad en lugar de mi amigo Felipe.

¿Y la tradicional Susanita?

—Ahí me entran más dudas. Pero, con su afición a los hipódromos, los colegios de pago, la Sanidad privada y ese tipo de cosas, creo que Susanita encaja bien en el molde de Isabel Díaz Ayuso. Además ¿quién dijo eso de "la igualdad no está mal, pero hay igualdades e igualdades"? ¿Eh? ¿Quién lo dijo? ¿Susanita o Ayuso?

Cualquiera de las dos. ¿Tiene usted un Abascal en su grupo de compañeros de viñeta?

—¿Pero no se han dado cuenta aún? ¡El ideario de Abascal está sacado de frases de Manolito! Ambos prefieren a los poderosos de Wall Street antes que a los Beatles. Porque los Beatles hacen bailar a los ye-yés, pero los poderosos de Wall Street hacen bailar a todo el mundo ¡Y sin guitarritas! "Si alguien golpea tu mejilla izquierda€ ve y aprende karate", ¿es una máxima de Manolito o de Abascal? Ni siquiera ellos sabrían distinguirse. Cualquier día, Abascal aparece sin barba y con el pelo cortado a cepillo. Me han confirmado que, siguiendo la inspiración de Manolito, se pone sandalias sin calcetines las noches electorales porque así puede hacer el recuento de escaños usando también los dedos de los pies. Manolito es muy fan de Abascal, hasta le ha propuesto a su padre financiarle las campañas pero el hombre es muy agarrado.

Da miedo.

—Nada da más miedo que un plato hondo lleno de sopa.

Para gustos. ¿Y al autocomplacido Miguelito, le encuentra parecido?

—Claro. Miguelito es Pedro Sánchez. Escucha este discurso: "Comprensión y respeto, eso es lo más importante para convivir. Y, sobre todo, no sentirse mejor que nadie. Porque, así como hay mucha gente que pueda no gustarme a mí, es lógico suponer que yo también puedo no gustar a un montón de imbéciles". ¿Forma parte de un briefing de Sánchez tras el Consejo de Ministros o es un monólogo de Miguelito? ¿Y el conocidísimo "francamente, no sé qué haría yo sin mí"?

En el próximo debate parlamentario, tendré la sensación de estar viendo viñetas de ustedes.

—Se divertirá. Pero, se lo aseguro sin falta modestia, no encontrará una Mafalda. Ni la genialidad de los guiones de Quino.