Silvia Riolobos: "Hay que volver a la materia prima fresca y de calidad"

Silvia Riolobos es una enamorada de la cocina rica, vistosa y sana, además de autora del libro 'Simplemente sano' y de estar en el programa de Canal Cocina 'Dime lo que comes' con Aitor Sánchez.

30.09.2020 | 19:21
Silvia Riolobos es una apasionada de la cocina sana.

Al igual que otros expertos en nutrición se ha impuesto la misión de hacer desistir a los ciudadanos de consumir productos envasados y precocinados. También de dejar de lado la cocina rápida y las dietas imposibles, llenas de elementos tan exóticos como lejanos. Propone una cocina de proximidad, hecha en casa y servida en un ambiente de relajación y tranquilidad. Apuesta por comer de todo en su justa medida y sin abusar de nada. Se ríe cuando se le comenta que el mundo de la gastronomía está lleno de bulos: "Como el de la política; en los dos hay muchos bulos y falsas noticias. Lo mejor es siempre recurrir a los expertos", enfatiza convencida. Antes de dedicarse a la nutrición quería ser actriz, pero una enfermedad le cambió la vida y también el enfoque profesional que quería darle.

¿Dime lo que comes es un programa lleno de consejos?
Pienso que no. Es un programa que pretende eliminar muchísimas dudas, dudas que se comentan en la calle, en redes sociales... Son cuestiones que la gente busca en internet y no sabe con qué idea, de todo lo que lee, debe quedarse.

¿Dudas o mitos?
Las dudas surgen de algunos mitos. Nosotros tratamos de desmontar muchos mitos de forma clara y sencilla, y ofrecemos soluciones con recetas muy fáciles, vistosas, y sobre todo deliciosas.

Siempre acabamos hablando de mitos en la nutrición. ¿Tantos hay? ¿Por qué?
Porque es muy fácil lanzar una noticia diciendo que un alimento u otro es malo, es bueno, o tiene poderes extraordinarios. Y no siempre es cierta, ni en un sentido ni en el otro.

En la alimentación parece que es donde más bulos corren.
Junto con el mundo de la política. Lo peor de las redes sociales es que han conseguido que cualquier persona tenga voz y pueda lanzar bulos, bulos que pueden poner en riesgo la salud o hacerte gastar un dinero, si te los crees, que no es necesario en muchas ocasiones.

Hay muchos famosos, deportistas, actores€ que cuentan lo que les va bien y ese producto se convierte en moda.
Algunos lo hacen con buena intención, pero cada persona es única y lo que sienta bien a una no sienta bien a otra. Para resolver dudas que puedan afectar a nuestra salud debemos acudir a los especialistas. En la salud y en la nutrición todo el mundo se convierte en médico y en especialista, todo el mundo cree saber, y no es así.

Con el coronavirus han surgido multitud de consejos sobre alimentación. ¿Podemos quedarnos con alguno?
No sé qué decir. Muchos compañeros ya han dado consejos básicos sobre cómo jugar a favor del sistema inmunológico a través de la alimentación. Quizá la vitamina D estaría bien en este caso, pero yo procuro evitar el tema coronavirus. Lo que sí digo es que la buena alimentación viene bien siempre, en cualquier circunstancia.

¿Cuál es tipo de cocina que recomendaría en general?
Es una alimentación que retorna a la raíces, a nuestra dieta mediterránea, a esa dieta que consumíamos antes del surgir y resurgir de los grandes supermercados donde prima lo procesado y lo envasado. Yo propongo que volvamos a nuestra materia prima fresca y de calidad.

Volver al producto fresco es su propuesta, pero a veces juega la falta de tiempo para cocinar.
Se pueden hacer recetas vistosas, sabrosas y sanas sin invertir mucho tiempo. Todo es ponerse manos a la obra en la cocina. El problema no es el tiempo, sino la pereza.

A veces no solo es falta de tiempo o pereza, también es cuestión de habilidad.
Cocinar sencillo no es difícil, es cuestión de ponerse. No vamos a proponer una cocina de estrellas Michelin. Es tan sencillo como volver a las frutas y a las verduras de temporada, volvamos a las legumbres, volvamos a los pescados frescos y salvajes€ Volvamos a retomar las grasas buenas y de calidad como nuestro aceite de oliva virgen, nuestra mantequilla de pasto...

Pero parece que nos gustan los alimentos exóticos.
Sí, aunque podemos alimentarnos con productos nuestros, porque en España hay alimentos para todos los gustos y no tenemos por qué buscar lo exótico. A veces, por las modas nos hemos ido también a las comidas rápidas que llegan de otros lugares, como Estados Unidos. También hemos mirado a ciertos países con sus frutas y verduras exóticas que tienen mucho atractivo, pero lo que está claro es que a nuestro alrededor tenemos de todo. Yo propongo una vuelta a nuestros orígenes, que nos han mantenido sanos durante muchísimo tiempo.

Igual es que lo que consideramos dieta mediterránea nos suena a antiguo.
Pues eso no puede ser, y además es una dieta que podemos adecuarla al siglo XXI y también es apta para toda la gente que está ocupada. Comer bien no está reñido con la vida moderna.

¿Le gusta a usted cocinar?
Mucho, y me gusta mucho ir al mercado a comprar los productos que voy a utilizar en la cocina. Cocinar me ha hecho ser autónoma y coger las riendas de mi salud. No me gusta dejar en manos de terceros algo tan importante como es proveerme del combustible que me da energía para mi día a día. Me encanta cocinar y enseñar a otros, incluso a aquellos que no aman la cocina.

¿Es usted vegetariana?
He pasado por muchas fases. Tuve un tema de salud importante a los veinte y pocos años. Ahí fui vegetariana y después pasé a ser vegana. Como te decía, he pasado por muchas etapas.

¿Y ahora qué es?
Podríamos decir que soy una omnívora consciente. Como de todo, pero siempre de origen ecológico y como con mucha moderación.

La cocina está en el punto de mira siempre y en cierta forma el ciudadano siempre siente el dedo acusador de alguien, bien por comer precocinados, por comer carne, por tomar comida rápida€
Pienso que se puede comer de todo lo que estás diciendo, pero nunca de forma abusiva. Abusamos de los precocinados. Un precocinado es abrir, calentar y comer. Hacerlo todos los días no es bueno, e incluso es peligroso cuando tu frigorífico está lleno de ellos. Yo no los recomiendo, pero por una vez no pasa nada. Otro problema es que con los precocinados también se abusa de la sal, y también solemos abusar de la carne, porque es fácil de cocinar, del queso€

¿El queso también es malo para la salud?
Ja, ja, ja€ Todo depende de las cantidades que tomes. Y en cuanto a la carne, no siempre compramos la de mejor calidad, no nos preocupamos de las fuentes de donde vienen los productos que consumimos. En vez de comprar a nuestros tenderos vamos a las grandes superficies, compramos las cosas en bandejas y no sabemos quién es el proveedor. Todos los errores que cometemos en la alimentación a la hora de comprar nos hacen consumir grandes cantidades de azúcar, de sal o de conservantes, que no son nada buenos para nuestro organismo.

Tenemos información, a veces incluso demasiada, pero parece que seguimos empeñados en hacerlo todo mal en la mesa.
Bueno, no todo el mundo lo hace mal, pero es cierto que muchas personas no cuidan lo que se llevan a la boca.

Tampoco se acostumbra a los niños a comer bien, porque es más fácil que se hagan a la bollería y a la comida rápida.
Pero hay pocos niños que muestren alegría ante un plato de verduras o de pescado...
Quizá sea que hay que hacerles más atractivos esos platos y convencerles un poquito para que sientan placer comiendo verduras y pescado, un filete de carne o una pechuga de pollo. Es importante que en las casas haya fruta y que los niños se vean tentados por ella.

Un consejo para sus espectadores y lectores.
Yo les pido que no se asusten con lo que decimos Aitor Sánchez y yo en el programa. Estamos viviendo un despertar a la comida sana y rica, y una buena comida no tiene que ser aburrida. Tenemos que recuperar ese camino que abandonamos cuando nos dejamos seducir por la moda de la comida rápida. Hay que tener clara una cosa: el cuerpo es sabio y sabe regenerarse.

Así que estamos a tiempo de reparar todas las tropelías de nutrición que hemos cometido, pero hay que sacar tiempo para cocinar y para ir a comprar, aunque veces la vida no da para todo.
Ja, ja, ja€ Muchas veces no nos da la vida, eso es cierto, pero fíjate, puedes comprar frutas y verduras de proximidad por internet y te lo traen a tu casa. Es producto fresco, casi del día y lo tienes al alcance de tu mano. Solo necesitamos concienciarnos de que el placer y la salud no están reñidos en un plato de comida. Tenemos tenderos cerca con productos de cercanía que nos dan todas las garantías. 

Personal

Edad: 40 años.
Lugar de nacimiento: Madrid.
Familia: Está casada y tiene un hijo de doce años.
Formación: Un problema de salud le llevó a estudiar Nutrición y especializarse en técnicas de alimentación. Estudió también Acupuntura.
Trayectoria: Comenzó impartiendo clases de Medicina tradicional china y tiene su propia consulta, donde ejerce de coaching nutricional. Asesora a bares y restaurantes sobre nuevos menús basados en dietas saludables. Ha publicado un libro, Simplemente sano, que contiene 100 recetas propias. Actualmente está en el programa de Canal Cocina Dime lo que comes