Un basalto desconocido, descubierto bajo el Océano Pacífico

El coautor del estudio Ivan Savov afirma que "todavía quedan muchos descubrimientos por hacer en nuestro propio planeta"

23.03.2021 | 11:30
Sección microscópica del nuevo tipo de basalto.

Un nuevo tipo de roca creada durante erupciones volcánicas grandes y excepcionalmente calientes se ha descubierto debajo del Océano Pacífico.

Un equipo internacional de investigadores desenterró la forma de basalto previamente desconocida después de perforar el fondo del océano Pacífico.

El descubrimiento sugiere que las erupciones del suelo oceánico originadas en el manto de la Tierra fueron incluso más calientes y voluminosas de lo que se pensaba.

El coautor del estudio Ivan Savov, del Instituto de Geofísica y Tectónica en la Escuela de Tierra y Medio Ambiente de la universidad de Leeds, comenta. "En una era en la que admiramos con razón los descubrimientos hechos a través de la exploración espacial, nuestros hallazgos muestran que todavía quedan muchos descubrimientos por hacer en nuestro propio planeta".

"Las rocas que recuperamos son claramente diferentes a las rocas de este tipo que ya conocemos. De hecho, pueden ser tan diferentes a los basaltos del suelo oceánico conocidos de la Tierra como los basaltos de la Tierra a los basaltos de la Luna.

"Ahora que sabemos dónde y cómo se forma este tipo de roca, anticipamos que muchas otras rocas que sabemos que se formaron originalmente por erupciones del suelo oceánico serán reexaminadas y potencialmente alterarán nuestra comprensión más amplia de la formación de basalto".

El basalto recién descubierto es distinto de las rocas conocidas tanto en su composición química como mineral. Su existencia no se conocía anteriormente porque no se han formado nuevos ejemplos en millones de años. Como resultado, el nuevo tipo de basalto quedó enterrado profundamente debajo de los sedimentos en el fondo del océano.

Para encontrar la nueva roca, el equipo de investigación, a bordo del buque de investigación JOIDES "Resolution", hundió su equipo de perforación 6 km hasta el fondo del océano de la cuenca Amami Sankaku, unos 1.000 km al suroeste del volcán Monte Fuji en Japón.

Luego perforaron 1,5 km más en el fondo del océano, extrayendo muestras que nunca antes habían sido examinadas por científicos.

El área de investigación fue parte del nacimiento del "Anillo de fuego", un cinturón en forma de herradura conocido por frecuentes erupciones volcánicas y terremotos. Se extiende unos 40.000 km alrededor del Pacífico y se cree que comenzó a formarse hace al menos 50 millones de años.

El dictor Savov explicó: "Esta fue una de las aguas más profundas jamás consideradas para la perforación, utilizando un buque de investigación diseñado específicamente para entornos de aguas profundas tan desafiantes".

"El basalto se encuentra entre el tipo de roca más común en la tierra. Estábamos buscando basalto que se formó durante las primeras erupciones volcánicas del Anillo de Fuego".

Las erupciones que crearon el basalto recién descubierto fueron muy extendidas (cubriendo áreas del tamaño de Europa occidental) y ocurrieron en una escala de tiempo geológica relativamente corta de entre 1 y 2 millones de años.

noticias de deia