Más que palabras

¿Ya no hay prisa?

09.01.2020 | 06:21

aHORA, a trabajar", exhortaba ayer aquí mismo este humilde columnero. Pues la primera en la frente. Con la prisa loca que había para la investidura, colocada con fórceps en fechas impensables, cuando ha llegado el momento de consumar la faena, al resistente Sánchez le ha dado por frenar. Ese gobierno urgentísimo resulta que puede esperar hasta la semana que viene. Es decir, la parte socialista del que nos dicen requetehistórico ejecutivo de coalición, porque del cacho que depende de Unidas Podemos sabemos, no ya ministras y ministros, sino hasta subsecretarios, bedeles y botones.

¿Motivos? Oye uno por ahí las más variadas teorías, casi todas apoyadas en la máxima que sostiene que pensar mal es acertar. Que si están esperando a tener el pláceme de Esquerra, que si antes de anunciar los nombramientos hay que ver por dónde respiran ciertas decisiones judiciales o, directamente, que de acuerdo con la cachaza del personaje, una vez conseguido el objetivo de revalidar su estancia en La Moncloa, lo demás se la refanfinfla.

Lo cierto es que casi todas las hipótesis cuadran con la bibliografía presentada por el tipo, pero yo tiendo a creer que se trata de algo más pedestre: no acaba de decidirse sobre a qué fieles escuderos debe darles pasaporte. Por mucho que a fuerza de dividir carteras se pueda hacer un gabinete notablemente mayor que el anterior, va a ser imposible que se queden todos los que en el periplo anterior han ejercido, antes que como titulares de esta o aquella área, como fieles y sumisos siervos de quienes los designó. Intuyo que ese es el dilema de Sánchez y confieso mi morbo por ver cómo lo resuelve.