opinión

Sobre el euskera

17.12.2019 | 19:41

cREÍA que el primer regidor de una ciudad como Iruñea/Pamplona tenía mucho en qué pensar, proponer, gestionar, resolver y como a la política se le suele llamar el arte de lo posible, abanderar causas que traten de hacer mas felices a los ciudadanos. A los que le han votado y los que no. Para mi asombro, el alcalde y su grupo están dedicados a una tarea en la que, debemos recordar, fracasó Roma y, en el siglo pasado, Franco: acabar con el euskera.

Hace dos mil años Pompeyo, azote de pueblos, y sus huestes, invadieron el país de los vascones, palabra latina derivada del euskera Basoko u hombres del bosque y que se refería a las tribus que poblaban la hoy Nabarra. Tenían su ciudad, Iruña, que Pompeyo arrasó para levantar un fortín militar. Siglos después, Roma cayó y se forjó en el núcleo de la destrucción, el reino de Pamplona primero, Nabarra después. Caso singular en Europa, se mantuvo la lengua popular vascona, proveniente de la prehistoria, que da nombre a Nabarra, a sus montes, ríos, valles, pueblos, a sus animales y flores, a su gente. No se puede entender Nabarra sin bucear en filología vasca.

Hace cien años, las diputaciones de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nabarra concertaron en Oñate el Congreso de Estudios Vascos, dando origen a Eusko Ikaskuntza/Sociedad de Estudios Vascos y Euskaltzaindia/Academia de la Legua Vasca. Encuentro cultural y fraternal entre los cuatro pueblos vascones, militarmente lo habían hecho en las guerras civiles del siglo XIX, gestionado por intelectuales que aunque diferían en ideario político, convenían que la cultura de un pueblo va mas allá de intereses inmediatos y administraciones estatales, en eso fueron vanguardistas, porque el objetivo era mantener viva la memoria antecedente, los cauces de comunicación humana, las formulaciones que hacen de un pueblo, a través del tiempo, lo que es.

Un alcalde debería cavilar en estas cosas trascendentes y, sobre todo, en cómo gestionar su ciudad en un momento en que se va a debatir en Madrid sobre el cambio climático que puede significar un ordenamiento vital nuevo, en la inmigración que es difícil reto de convivencia y armonización humana, en el colectivo de la tercera edad aquejado del mal de la soledad y de la reducción de sus pensiones, en la violencia machista que deja severas secuelas y ante la que el nuevo feminismo reivindica derechos como los de seguridad ciudadana, cosas que afectan de lleno a Iruñea/Pamplona y a su alcalde. A más, se anuncia otra crisis económica y nuestros jóvenes, los que emigran o se quedan, están condenados a ejecutan trabajos precarios alejados de una vida autónoma y satisfactoria, en que la enseñanza está interferida por novedades informáticas que pueden cambiar su diseño, en que nuestra Seguridad Social/Osasunbidea, debe mejorar su rendimiento, no estancarse, en que los muertos o heridos por tráfico dan cifra alarmante, en que las enfermedades raras requieren nuevas formas de atención, en que el pequeño comercio local debe enfrentarse a las grandes superficies y a Internet...

Sobre la mesa del este regidor, además, hay un pliego cerrado, el de los jóvenes de Altsasu, que llevan más años en prisión que políticos corruptos o el nieto del dictador, que ni la pisó, arremetiendo contra las leyes del tráfico y la Guardia Civil. Son nuestro futuro y creo que deben reunirse autoridades, como hicimos la gente en la calle, para tratar no solo de liberarlos y rehabilitarlos, sino de reclamar a Nabarra lo que es de Nabarra.

Fatiga hilar este discurso de asuntos pendientes en el menú del alcalde, pero resulta que este regidor y su grupo que padecen de euskofobia, una enfermedad ni nueva ni rara, se lanzan a la tarea urgente -ya le quitaron a la última reina de las dos Nabarras su calle- de su insensata política, y como cohete de su exhibición imaginativa prohiben una representación de payasos euskaldunes, de vieja tradición, queridos por el público, en un espacio común que recibe todo tipo de espectáculos: el Baluarte. Percibo en esta actuación falta de cultura, lo que en política nunca debiera producirse. Porque incultura es aborrecer de un idioma y más si es el tuyo o el de tus antecedentes, o el de la gente que ha concurrido a las urnas y ha votado un proyecto pero no una aberración.

Según la Constitución, a la que son tan afectos en lo que les viene bien a ciertos políticos, caben nacionalidades y lenguas en el espacio peninsular. El euskera es una de ellas y entra en Nabarra por la puerta grande por mayor que sea su pluralidad. Mantener nuestras raíces es admirable proyecto cultural que nos eleva de la precariedad del día a día, como lo es el de conservar nuestra Memoria Histórica, promoviendo bibliotecas, archivos y museos, que señalan en su acervo prodigioso de dónde venimos, quiénes fuimos, lo que somos, lo que queremos ser. En qué retrocedimos, en qué avanzamos. Esa bienaventuranza colectiva que significa una lengua como el euskera a la que este pueblo ha decidido mantener viva durante milenios. Y recuerdo la cita del escritor Holmes que se acomoda a esta aseveración: Toda lengua es un templo en el que esta encerrado como en relicario, el alma del que habla. Un alcalde debería tener eso en cuenta.

* Bibliotecaria y escritora

Blogs de Deia
Foros Deia
noticias de deia