El cine español vuelve a mínimos históricos en 2021

Este año se cerrará con una taquilla inferior a los 40 millones de euros

07.12.2021 | 00:47
'A todo tren. Destino Asturias' de Santiago Segura es la película española más taquillera de 2021.

El cine español cerrará previsiblemente el año 2021 de la pandemia de coronavirus con una taquilla inferior a los 40 millones de euros, lo que supone la cifra más baja desde que comenzó el siglo XXI y empeorar las cifras del año anterior marcado por la pandemia, según datos provisionales del Ministerio de Cultura y Deporte, a falta de cerrar el año.

Pese al impulso que ha cogido la taquilla en el último mes gracias a estrenos como Way down, de Jaume Balagueró o El buen patrón, de Fernando León de Aranoa, o la recuperación que siempre supone el anuncio de las películas candidatas a los Goya, la taquilla a comienzos de este mes registra 34,7 millones de euros y 5,8 millones de espectadores.

Finalmente, el cine español registró en el año 2020 un total de 43 millones de euros y 7,3 millones de espectadores, cifra que ya entonces supuso la peor marca de las últimas dos décadas –-y que se maquilló gracias al buen hacer de Padre no hay más que uno 2–. Ese año hubo tanto dos meses de confinamiento como restricciones al aforo que perjudicaron la taquilla.

En 2021 también ha habido restricciones sanitarias, especialmente en los primeros meses del año, por lo que las cifras siguen marcadas por el covid-19. Es por ello que se sigue muy lejos de años precedentes, como 2019, cuando se alcanzaron los 94,1 millones de euros y 16 millones de espectadores. Mientras en 2018 la recaudación se situó en 103,7 millones de euros, con Campeones encabezando el ránking (19 millones de euros), en 2017, se alcanzó una cifra similar, gracias en parte al impulso de Tadeo Jones 2 (17,9 millones de euros). De hecho, el récord de taquilla del cine español llegó en 2014 –125,7 millones de euros– con el efecto Ocho apellidos vascos (56 millones de euros).

santiago segura, al rescate
 

El año 2021 tiene en la comedia A todo tren. Destino Asturias –estrenada en verano– al líder destacado de recaudación, gracias a sus 8,4 millones de euros y 1,5 millones de espectadores. De nuevo Santiago Segura vuelve a erigirse en el director más taquillero del año, con un reparto encabezado por Leo Harlem y Florentino Fernández.

Tras este título, una película estrenada a mediados de noviembre, Way down de Jaume Balagueró, parece impulsar la taquilla de cine español, con 3,5 millones de euros recaudados y 562.893 espectadores con apenas tres semanas en cartelera. Una comedia como Operación Camarón, estrenada en junio, ocupa la tercera posición gracias a 3,3 millones de euros recaudados y 562.579 espectadores. Mientras, el drama Maixabel, la cinta de Icíar Bollaín estrenada en septiembre también alcanza buenos números: 2,7 millones de euros.

El buen patrón, la cinta española seleccionada para los Oscar, ha superado los 2,6 millones de euros desde su estreno en octubre. Otras cintas como Madres paralelas, de Pedro Almodóvar –2,5 millones de euros– o la de animación de D'Artacan 1,1 millones de euros y 216.551 espectadores– también están arriba en este año negro cinematográfico.

Esta dramática situación ya ha sido tratado recientemente por los productores de cine español. Mariela Besuievski, productora de Tornasol y miembro de la junta directiva de la Asociación Estatal de Cine, calificó de "preocupante" la situación actual de la recaudación de taquilla, pero alerta de que las medidas para paliar las pérdidas provocadas por el "huracán" de la pandemia tardarán en llegar.

cierres

Los cines lanzan un sos

Petición de ayudas. El cine lanzó un SOS en julio para que el público volviera a las salas. El sector esperaba que los nuevos estrenos salvaran una recaudación que ya se veía que iba a caer bajo mínimos. Tampoco es suficiente la ayuda del Ministerio de Cultura anunciada para las asociaciones de exhibidores cinematográficos, que recoge la concesión de 10,2 millones de euros en ayudas directas para compensar las pérdidas sufridas durante la pandemia del covid. El cierre al que las salas se vieron obligadas durante buena parte del año 2020 y la reapertura a medias, con las limitaciones aforo y su correspondiente caída de espectadores, ha lastrado a un sector cuyos ingresos dependen de la venta de entradas.

noticias de deia