Los teatros de Bilbao requieren más aforo para abrirse a los vizcainos

Los centros culturales perciben un aumento en la venta de entradas aunque no tienen margen de maniobra

13.03.2021 | 00:43
El Palacio Euskalduna es el único equipamiento que ha podido aumentar su aforo según la última modificación de la normativa.

Las medidas de prevención contra el coronavirus que entraron en vigor el pasado martes apenas afectan al sector cultural salvo por la libre movilidad que ahora permite los desplazamientos para ir al teatro o al cine, por ejemplo. En ese sentido, los equipamientos culturales de Bilbao, que ofrecen servicio a toda Bizkaia, han percibido un ligero incremento en la venta de entradas ahora que no se limitan al público de la villa. A pesar de agradecer la medida, exponen que con un aforo tan reducido apenas tienen margen de maniobra. El Palacio Euskalduna es el único que –al contar con un auditorio de más de 1.600 butacas– ha podido aumentar su aforo en base a la nueva normativa: de 400 a 600 localidades concretamente. Pero esta ampliación no asegura que la ABAO, por ejemplo, pueda ofrecer su próxima ópera en mayo.

Fuentes del Palacio Euskalduna aseguran que los espectáculos del auditorio ya han adaptado la venta de entradas a las 600 permitidas actualmente. "Se están vendiendo más", exponen desde el palacio de congresos cuyo auditorio tiene una capacidad de 2.164 butacas –actualmente solo hay instaladas 1.000 después de que el pasado verano desmontaran el resto para mantener las distancias de seguridad–. "El nuevo aforo, junto a la eliminación del cierre perimetral de Bilbao y localidades colindantes, le confiere al Euskalduna más oportunidades de venta", apuntan.

"Es una buena noticia que se empiecen a abrir los aforos", indican desde la Asociación Bilbaina de Amigos de la Ópera (ABAO) que habitualmente ofrece sus óperas en el auditorio, donde hasta ahora solo contaban con el 18% de las butacas, lo que hacía inviable la celebración de sus montajes. De hecho, la asociación se vio obligada a suspender las últimas citas. No obstante, señalan que "600 localidades siguen siendo pocas para la ABAO", ya que "con cuatro funciones se ocupan 2.400 y no llega a todos los socios". Por ello, actualmente barajan diferentes opciones de cara a Tosca, el próximo título que tienen programado en mayo. "En ese tiempo podría incrementarse el aforo, sería maravilloso conseguir un 50%", revelan las mismas fuentes que celebrarán una junta directiva para estudiar todas las posibilidades.

La misma esperanza exteriorizan en el Teatro Arriaga. "Esperamos que si las cosas mejoran podamos subir un escalón más, hasta las 600 butacas", afirma su director gerente Ignacio Malaina, quien explica que disponen de 1.200 localidades de las que solo pueden ocupar 400. "Es una pena porque seguramente en algunos de los espectáculos que hemos agotado entradas habríamos podido llenar la sala", reconoce. Con todo, expone que en los últimos días están recibiendo llamadas de espectadores de Getxo o Durango "mostrando interés por espectáculos que tenemos programados para los próximos días y en algún caso ya no hay entradas". Es el caso de Anfitrion, obra de teatro que se va a presentar hoy y mañana, con la que han colgado el cartel de sold out.

En el Teatro Campos revelan que esta semana no han advertido un incremento en la venta en taquilla, principalmente porque el público bilbaino ya les era suficiente para llenar el aforo actual. De hecho, en algunos casos han ampliado el número de funciones de dos a tres. Así, esperan que la tendencia al alza se mantenga y, de hecho, confían en que a finales de marzo aumente debido a tres espectáculos de comedia programados el último fin de semana.

Otros obstáculos 

El aforo no es el único impedimento de los equipamientos culturales. "Es pronto para percibir el aumento de entradas, pero me gustaría recalcar la incidencia del toque de queda", expone, por su parte, Carlos San Julián, coordinador de exhibición en los cines Golem de Azkuna Zentroa. Según subraya, en otras comunidades es a las 23.00 horas y los cines se pueden cerrar a las 22.00. "Nos gustaría que se pudiera llevar a cabo aquí también. Seguramente no nos daría tiempo a programar otras sesiones pero podríamos distanciar más las que tenemos para poder desalojar y limpiar con más seguridad, además de programar en un horario más comercial", considera.

Este fin de semana el público vizcaino podrá disfrutar de la diversa oferta cultural de Bilbao, pero la programación de la villa abarca más allá y las restricciones siguen constriñendo las posibilidades. Así lo manifiestan desde la ABAO: "Es una buena noticia que se elimine el cierre de los municipios, pero nosotros también tenemos socios en Cantabria, Burgos, Navarra, La Rioja... que siguen sin poder venir a la ópera".

"Esperamos que si las cosas mejoran podamos subir un escalón más, hasta las 600 butacas"

Ignacio Malaina

Director gerente del Teatro Arriaga

"Nos gustaría que el toque de queda fuera a las 23.00 para cerrar los cines a las 22.00 horas"

Carlos San Julián

Coordinador de exhibición de Golem


noticias de deia