Hasier Oleaga: "Buscamos lugares no típicos en el jazz, lo que resulta atractivo"

El trío vasco h3O presenta en Bilbao su disco homónimo, que se alía con el folk, el pop y la música contemporánea

23.01.2021 | 00:17
El trío h3O actúa hoy en Bilbao, en el Conservatorio Juan Crisóstomo de Arriaga.

"No militamos en ningún estilo", asegura Hasier Oleaga, reconocido percusionista y batería que acaba de estrenar su último proyecto, h3O, compartido con la teclista Sorkunde Idigoras y el saxofonista Julen Izarra. El trío muestra en su debut homónimo (Errabal), que la etiqueta de jazz instrumental se le queda corta, ya que el repertorio se alía con el folk, el pop y la música contemporánea. El trío actua hoy en Bilbao.

Las carreras personales del trío avalan un proyecto que partió del conocimiento de sus integrantes en Musikene. Allí, Idigoras, fundadora de Jazzle, primera escuela de jazz en Euskadi, ejercía como docente y dio clases tanto a Oleaga, colaborador de Iñaki Salvador, Gari, Laboa, Fernando Velázquez o Ruper Ordorika, como a Izarra, quien ha grabado y actuado últimamente con Rs Faktor, Nevermind Trio y Trizak. Viejos conocidos, hace dos años y medio se unieron "con la simple idea de compartir música", primero "usando pretextos como las versiones para ponernos al día", y después "tocando música nuestra pero ya interpretada, ya usada en otros proyectos; poco a poco comenzamos a escribir música original para desarrollarnos en un terreno más personal", según Oleaga, para quien el objetivo era "compartir música libremente, sin prejuicios ni ataduras".

Una formación no "estándar" 

Con un guiño al símbolo químico del agua, H2O, ya que "sus cualidades son la transparencia y la capacidad de adaptarse a diferentes envases", y a las iniciales de Oleaga, surgió h3O, una formación "no estándar", ya que no incorpora bajo. "Tuvimos que encontrar la ubicación de cada uno de los instrumentos, y supuso tiempo", según Oleaga. "Lo importante no es lo que compartes, sino con quién lo haces y, en este sentido, no hubo dudas de que encontraríamos la manera de darle sentido a la idea de una banda sin bajo", según el batería, para quien esa ausencia "nos ha llevado a buscar en sitios no típicos".

El fruto de la composición, en la que han contribuido todos y está marcada por "improvisaciones absolutamente libres, la escucha mutua y la confianza", es un debut homónimo que alterna piezas rítmicas y otras más calmas de un jazz de difícil catalogación. "Es el fruto de búsquedas personales y de las aportaciones particulares al guion común", según Oleaga, que liga la música del trío "al jazz más tradicional en Rollins (dedicada al saxofonista Sonny Rollins), el folklore de nuestra tierra (Labirinto), la música alternativa o pop (Ezin saihestu eta larri) o la música contemporánea y grandes compositores clásicos (Laket o Sad circus)".

"Realmente no formamos parte ni militamos en ningún estilo, ni estamos cerrados a expresarnos libremente. En nuestra dieta musical se encuentran diferentes estilos de música, y este trabajo no es más que reflejo de ello", explica Oleaga, que asegura que el trío se emociona lo mismo con Radiohead, Joshua Redman o J. S. Bach.

noticias de deia