Bilbao y bizkaia, de foto

Semana Santa cultural

Los museos de la villa son un gran atractivo para los visitantes que acuden a la capital vizcaina así como para los locales que deciden quedarse en Bilbao y disfrutar de las opciones culturales que alberga la ciudad

09.02.2020 | 01:03
La lluvia hizo que los museos de la villa fueran uno de los destinos turísticos preferidos de los visitantes y locales.

Familias y cuadrillas aprovechan para visitar las pinacotecas durante los días de fiesta

BELLAS Artes, Guggenheim, Museo Vasco? son muchas las ofertas culturales, y sobre todo museísticas, de las que dispone la villa en Semana Santa, y acompañado por las lluvias que asoman por Bilbao, son varias las familias y cuadrillas que aprovechan para visitar las distintas pinacotecas.

Turistas, locales? nadie desaprovecha los días festivos de los que dispone para sumergirse en la cultura. Procesiones, Basque Fest... pero sobre todo, los museos son uno de los grandes atractivos durante los días festivos. Ese fue precisamente el caso de Esther, Ricardo y Paula que llegaron desde Madrid para admirar la costa vasca. Empezando desde Donostia, y recorriendo varios pueblos vizcainos, recalaron ayer en Bilbao por primera vez, motivo por el cual no podían abandonar la villa sin visitar el famoso Guggenheim. La pareja, acompañada por su hija Paula salía de la obra construida en el año 1997 por Frank Gehry, y aunque admitían no ser especialmente aficionados al arte contemporáneo, "era imposible marcharse de Bilbao sin entrar al Guggenheim", ya que según destacaban los madrileños, "es el símbolo de Bilbao, es famosísimo". Una mirada atrás: Giorgio Morandi y los maestros antiguos, que permanecerá hasta el día 6 de octubre, o Jenny Holzer. Lo indescriptible son algunas de las exposiciones de las que puede disfrutar todo el que decida acercarse hasta el Museo.

Aunque la lluvia era protagonista, la explanada del Guggenheim albergaba ayer a una gran cantidad de turistas que observaban con especial atención la imponente fachada del Museo, así como a su "acompañante" Puppy, vistas que hacían más amenas las colas que se formaban a la entrada del centro cultural.

"Este que tenemos detrás (Unamuno) era asiduo a la rebotica de Plen-tzia", aseguraban divertidos Enrique Aranburu, Sonsoles Carmona, y Alberto Gomes, residentes en el pueblo costero vizcaino y Alcalá de Henares que acudían ayer al bilbaino Museo de Bellas Artes. No era la primera vez que lo vistaban, ni tampoco la exposición que albergaba el cuadro de Joaquín Sorolla. Enrique Aranburu, que ejercía ayer de anfitrión explicaba que había convencido a sus acompañantes para acudir a la pinacoteca bilbaina dado que la exposición era muy interesante, "no es la primera vez que visitamos el Bellas Artes, de hecho esta exposición es la segunda vez que la visito, pero es que me encanta. Me parece muy interesante el concepto, además hay cuadros que no se van a poder volver a ver, ya que los tienen en el sótano. Por eso, aprovechamos para venir". Aunque los cuadros no son los únicos que atraen a los visitantes que acuden a Bilbao, ya que la gastronomía, "plato fuerte de Euskadi" es uno de los mayores atractivos. Por eso, los amigos de Plentzia y Madrid admitían que para seguir el día de manera inmejorable, y sin ningún tipo de duda, "iremos a comer unos pintxos tras recorrer cada rincón de la exposición, que también es un plan estupendo".

Y es que eran muchos los que admiraban las obras de arte allí expuestas, y aprovechando los días de vacaciones no podrían haber elegido otro plan. O eso era al menos lo que aseguraba la cuadrilla de Zorro- tza formada por Danel, Josu, Asier, Nerea, Miren, Bego, Maite, Amagoia... entre otros. Y es que los locales que deciden no marchar de vacaciones aprovechan también los días festivos para visitar los distintos museos de los que dispone la villa. "Queríamos venir a Bilbao a pasar el día, y aunque todos hemos venido alguna vez (menos el más txiki), esta vez queríamos organizar un plan para venir toda la cuadrilla de mayores con nuestros hijos e hijas, y hemos decidido venir aquí, para asistir todos juntos", aseguraban emocionados. "Venimos un poco a la aventura, no sabemos muy bien qué exposiciones hay en estos momentos aquí", destacaban, aunque asomaba el nombre de Kirmen Uribe en boca de algún integrante de la cuadrilla, lo que demostraba que algo ya traían aprendido de casa...

Y que mejor plan que ir a conocer más acerca de tu propia cultura que indagar en la procedencia y variantes del euskera.... Por eso, el grupo de amigos formado por Lucía, Begoña, Mariano y Patxi de Sopelana aseguraban que habían decidido ir a visitar el Museo Vasco, situado en el Casco viejo de la villa expresamente para ver la exposición de Euskaltzaindia, que se inauguró el pasado 13 de marzo. Euskara Ibiltaria es la exposición temporal que permanecerá hasta el 16 de junio y consta de 54 mapas -de los 1.800 que componen el Atlas Lingüístico lleva do a cabo por la Academia-, que recogen aspectos de la vida cotidiana agrupados en cinco ámbitos: lugares, materiales, luz y sonido, naturaleza y vida. Además de los paneles se han desarrollado cuatro juegos instalados en pantallas táctiles, que "permitirán ir descubriendo la riqueza del euskera de manera lúdica e interactiva".

Por eso, la exposición sensorial, "permite profundizar en nuestra lengua con los cinco sentidos, además de mostrar el profundo trabajo de investigación que se llevó a cabo en los años 80 y 90 del siglo XX para conformar el Atlas de las Variedades Lingüísticas del Euskera", ya que se compone de audios, paneles, tres tipos de desayunos para activar el olfato de los visitantes, anécdotas recogidas al llevar a cabo la investigación...

El mal tiempo fue uno de los motivos para fijar los museos de la villa como destino turístico del día. Eso es lo que afirmaban ayer Ana Ortíz y Joan Salvador, que llegaban desde Barcelona el día anterior, y tras ver que "andar paseando no era una opción", decidieron incluir el Guggenheim (aunque solo para ver su fachada) y el Bellas Artes en su ruta del día, tras lo cual mostraron su satisfacción. "La verdad es que el Bellas Artes no lo conocíamos y nos ha gustado mucho. El Guggenheim también nos parece precioso, sobre todo su fachada". "Aunque es verdad que como nos habían dicho que se formaría una gran cola hemos decidido entrar solo al Bellas Artes", aseguraban. Y es que el año pasado, muestra de la gran cantidad de gente que acoge el Museo, el Guggenheim cerró la Semana Santa con un total de 28.000 visitantes.

Basque Fest Los bilbainos y turistas no solo tendrán la oportunidad de acercarse a la cultura a través de los museos, y es que Basque Fest, fiesta de la cultura vasca que se celebra cada año en Bilbao ha organizado más de 300 actividades para que turistas y bilbainos puedan disfrutar de talleres, conciertos, cursos express de euskera y cocina, proyecciones de películas como Gernika de Koldo Serra... convirtiendo así la capital vizcaina en el mejor destino turístico en Semana Santa, y permitiendo a todos introducirse en la cultura vasca.