El callejón de las botxerías

Una última de primera en escena

25.06.2020 | 00:17
Nekane Etxaniz, María Jesús Idigoras, Esperanza Pardo y el dramaturgo David Barbero asistieron a la obra de Ramón Barea e Itziar Lazkano.

EL teatro se presentó a pecho descubierto en la escena del Teatro Arriaga. Lo hizo del brazo de Ramón Barea e Itziar Lazkano que dieron vida a dos payasos serios, dos cómicos a su pesar, dos compañeros del teatro y de la vida, tiernos, crueles, sorprendentes y sorprendidos de ese acto teatral ceremonioso e imprevisible que es vivir€ en un escenario. Así describe la historia el programa de mano virtual –todavía no se imprime en papel, de la misma manera que las butacas se distancian, los espectadores se caracterizan con máscaras y los saludos se producen de refilón...– en una pieza dirigida por Tadeus Wolsky. La obra Hoy, última función es un entusiasta canto de amor al teatro. Les cuento cómo fue.

En escena aparecieron Nicéforo y Semíramis, una vieja pareja de actores y matrimonio en la vida real, que celebran una imaginaria última función en la que concurren personajes imaginarios: Godot, Valle Inclán, Ionesco, don Juan Tenorio, doña Inés, Stanislavski, Edipo, María Guerrero, Calderón, Shakespeare€ Así hasta rozar el centenar. Conviven con ellos, les hablan, les recriminan o les interrogan, antes de celebrarse la gran última función que... No, no. No hagamos spoiler, ese hábito que tanto molesta a más de uno.

Antes de introducirnos en la plaza del Arriaga o en el foyer del teatro les diré que unos metros más allá sonaba una melodía que llamaba la atención a los asistentes a la función. Procedía del kiosco de El Arenal donde la Banda Municipal de Música de Bilbao, que cumple este año 125 de vida, ofreció un concierto titulado Tres siglos de música de banda, dentro del programa #BilbaoUda2020 bajo la batuta del director titular José R. Pascual Vilaplana. Era la vida latiendo en El Arenal y hacia allá que se iba José Antonio Nielfa, 'La Otxoa,'en pos de un trago de relajación a media tarde.

Volvamos al teatro. Esperanza Pardo deshojaba la margarita entre el teatro y la citada banda (creo que al final optó por la segunda...) mientras saludaba al dramaturgo David Barbero, Maite Valverde, Nekane Etxaniz y María Jesús Idigoras. Algo más tarde hacían cola para entrar el cineasta del Casco Viejo Pedro Olea, Antxon Treku, José Antonio Choya, Itziar Arieta-Araunabeña, Mile Herrero, Begoña Arieta-Araunabeña, Matxalen Gorria, que llegaba al teatro con cierta prevención y mucha ilusión puesto que a su juicio Ramón "es más actor que Clark Gable" y tenía ganas de verle en directo una vez más; Joseba Alonso, Itziar Iratzagorria, Igor Villelabeitia, Juan Carlos Hernández y un buen número de asistentes que acudieron con tiempo suficiente para cumplir los protocolos imperantes hoy.

Entre toda la gente que acudió se encontraban Javier Font, Mikel Viteri, Lorenzo Llorente, Gema Cuesta, Idoia Intxausti, Javier Alonso, Agur-tzane Núñez, Silvia Santana, Aarón Rodríguez, Itxaso Santana, Gloria Mendiguren, Idoia Madariaga, Izaskun Palacios, Gorka Etxebarria, Julen Bilbao, Gorka Zarate y así toda una corte resumida –el aforo manda hoy, amigos...– de amantes del teatro que ya se relamen los bigotes al poder paladearlo.

¿Dónde nació esta singular obra?, se preguntaban algunos despistados en los previos. Se trata de un texto que brotó del taller literario La Galleta del Norte, con sendos padres,Felipe Loza y el propio Ramón Barea. Los amantes el teatro artesano, como González Alonso, aseguran que el texto recrea una atmósfera de calidez, cercanía y complicidad con el espectador al que, inevitablemente, contagian con la despedida para hacer que cada cual –repasando el teatro de su vida– traiga a la imaginación a los personajes que la hicieron posible. Quizás la expresión sea demasiado lírica y poética pero lo cierto es que Ander Igartua, Miren Escalza y Aitor Hernández, que ya conocían la obra, aseguraban que sí, que la pieza te hipnotiza y te deja clavado en la butaca.

Ramón Barea e Itziar Lazkano interpretan en el Teatro Arriaga la obra 'Hoy, última función' ante un público expectante

La obra es un entusiasta canto de amor al teatro en el que una vieja pareja de actores celebran una imaginaria última función