Zalla instala una placa en la plaza Euskadi para recordar a Joaquín Beltrán

El vecino desaparecido en la tragedia de Zaldibar hubiera cumplido ayer miércoles 55 años

23.09.2021 | 01:10
Familiares guardan un minuto de silencio con el alcalde, Juanra Urkijo, a la derecha.

Ayer miércoles Joaquín Beltrán recibió "el mejor regalo para honrarle de la única manera que podemos": una placa en la plaza Euskadi de su localidad el 22 de septiembre de 2021, día en el que hubiera cumplido 55 años. "Desgraciadamente ni siquiera ha tenido la suerte de poder contar una en el cementerio", lamentó desconsolada Laura, hija del vecino de Zalla sepultado en el derrumbe del vertedero de Zaldibar cuyos restos no han podido recuperarse de entre los escombros.

Habló en representación de sus dos hermanos, madre, abuela y otros familiares en un acto en el que, "queremos daros las gracias a todas las personas que lo habéis hecho posible, que le habéis demostrado el respeto y cariño que se merece, a todos los que, de manera desinteresada, no le habéis dejado solo".

En otras circunstancias "hubiéramos estado en casa esperando que llegase del trabajo" para celebrar una fecha tan significativa, pero todo se truncó aquel 6 de febrero de 2020, cuando Joaquín perdió la vida junto con Alberto Sololuze. "Aita, sé que ahora te encuentras por aquí. Esto es para ti, te lo mereces, gracias por desvivirte por nosotros, por cuidar siempre de los tuyos. Gracias por ser tan valiente como para enseñarnos hasta el último segundo lo que es ser una persona grande, con principios. Por enseñarnos que no se deja a nadie atrás, aunque eso conllevara que perdieses tu vida y la nuestra por el camino. Tus actos te definen, te echamos mucho de menos y nos haces demasiada falta aquí, pero sé que volveremos a vernos", aseguró Laura Beltrán. Su madre, Elena Álvarez, "su vida entera, nuestra heroína, nuestro escudo en 19 largos meses" descubrió la placa colocada en el kiosco de la plaza Euskadi en el mismo lugar donde en este último año y medio se creó un improvisado altar con flores y mensajes que reclamaban que no cesara la búsqueda de su cuerpo para poder despedirle en casa.

"Abuela, esto es por tu hijo, tu ojito derecho, el que sigue cuidando de ti. Fran, Pablo, nosotros ya lo sabíamos, pero así de grande era aita. Nos consideramos afortunados por pasar por esta vida siendo hijos de Joaquín Beltrán y sé que está tan orgulloso de vosotros como vosotros de él", dijo dirigiéndose a sus seres queridos en presencia de más de un centenar de vecinos que acudieron para arroparles.

Todos los jueves la plaza Euskadi se convertía en punto de reunión para la ciudadanía de Zalla que reclamaba que continuaran las labores de búsqueda en Zaldibar y se depuraran responsabilidades por la tragedia que sacudió el municipio encartado aquella tarde.

Solo el paréntesis del confinamiento en la fase más dura de la pandemia en la primavera de 2020 evitó que los zallarras cumplieran con las citas para que lo ocurrido no cayera en el olvido. Cuando se recobró una relativa normalidad, incorporaron las mascarillas a las concentraciones encabezadas en muchas ocasiones por la plataforma Zaldibar Argitu y otros colectivos sociales.

El ADN corroboró que los restos localizados el 16 de agosto de 2020 correspondían a Alberto Sololuze. El 14 de mayo de este año 2021, el Gobierno vasco hacía público que la búsqueda de Joaquín Beltrán se daba por finalizada tras haber excavado y rastrillado 450.000 metros cúbicos correspondientes a todas las zonas de búsqueda a cota inferior del lugar en el que se hallaba, según la referencia de su última ubicación de referencia previa al desprendimiento. Añadían que que los técnicos que trabajaron en el operativo creían que la energía mecánica del derrumbe principal, en cuyo eje central se encontraría, junto con la propia acción de los procesos químicos del vertedero, podrían haber imposibilitado la identificación.

Otro homenaje en Málaga


Un mazado también para los vecinos de Zalla, que acudieron de forma multitudinaria al funeral que acogió la iglesia de San Miguel el 20 de mayo. Desde entonces ha habido más homenajes, como el anuncio en julio de otra placa en su memoria en El Burgo (Málaga), de donde descendía.

"Es el mejor regalo para honrarle, ni siquiera ha tenido la suerte de poder contar con otra placa en el cementerio"

"Gracias por tu valentía para enseñarnos hasta el último segundo lo que es una persona grande"

Laura Beltrán

Hija de Joaquín


noticias de deia