Enya, librera por la igualdad

Hace año y medio, Enya Diez abrió Libreramente, un espacio para leer, charlar y reflexionar
Ha creado un club de lectura y, ahora, se traslada de local con el fin de ganar espacio para talleres

07.03.2021 | 11:56
Enya Diez creó Libreramente hace año y medio y, hasta la fecha, su librería ha tenido una gran acogida, atrayendo, sobre todo, a mujeres.

"Trabajaba en una gran superficie y no me convencían muchos de los libros que se vendían", reconoce Enya Diez, una joven de 28 años que, ante esa situación, hace un año y medio puso en marcha su propio negocio, la librería Libreramente de Barakaldo. Abrió un viernes 13, concretamente, el viernes 13 de septiembre de 2019 y, pese a lo duro de la situación actual, no se puede decir que el número 13 le haya traído mal fario. Ni mucho menos. Además, la de Enya no es una librería al uso, es mucho más que un establecimiento de compra de libros, es un lugar de charla, reflexión y, sobre todo, de aprender. "De nada me sirve vender solo libros, yo quería aportar algo más. Echaba en falta espacios en los que la gente pueda charlar tranquilamente, hablar de cultura...", explica esta joven que nació en Trapagaran, pero que lleva casi una década viviendo en Barakaldo.

Poco a poco, Enya ha ido creando un espacio acorde a sus pensamientos y a su visión de la cultura y de la vida. Algunas personas podrían decir que Libreramente es una librería feminista, pero Enya prefiere no poner esa etiqueta a su negocio. "Nunca he catalogado a mi librería como feminista, creo que todo eso es algo casi innato, pero si hay que etiquetar, este es un espacio antifascistas, antirracista y feminista", señala Enya, quien reconoce que el perfil de clienta que va a su local es el de una mujer de una media de 32 años. "Diría que el 95% de la gente que viene a la librería son mujeres. Pensaba que los hombres se iban a animar más y, espero, que poco a poco, vayan viniendo. Es fascinante que venga mucha gente joven, eso me ilusiona", señala Enya quien se encuentra muy satisfecha con la acogida que la ciudadanía, sobre todo las mujeres, ha dado a Libreramente. "Esperaba que la librería funcionase, que fuese bien, pero no tanto en solo año y medio". Todo eso, a pesar del confinamiento debido al coronavirus. "Tengo que decir que no paré e hice bastantes contenidos para las redes sociales. Me encanta hablar con mis clientas y esa era la manera de mantener el contacto con ellas en esos momentos. Mis clientas son la leche y es precioso seguir generándoles ganas de leer. Me encanta este trabajo", señala la propietaria de Libreramente. Enya ha visto un cambio de tendencia en los gustos de la gente tras el confinamiento.

"Antes del inicio de la pandemia, se vendía más ensayo, ahora mis clientas tiran más de novela. Es completamente normal porque, actualmente, no tenemos la capacidad de concentración como para meternos en textos como los de los ensayos". Estar en contacto con las clientas y ofrecer mucho más que la experiencia de comprar un libro, esa es la filosofía que persigue Enya en su día a día. Fruto de esa manera de trabajar, ha creado un club de lectura que cuenta con cerca de medio centenar de lectoras y que suele reunirse en Barakaldo Antzokia. También ha desarrollado una serie de talleres, cursos que, a causa de la pandemia han tenido que suspenderse.

Traslado 

En su afán por ofrecer en el futuro más talleres y cursos, Libreramente estará de mudanza los próximos días, ya que el negocio deja el local actual en la calle Juntas Generales y se traslada a la calle La Bondad. "Este nuevo local es más grande y me permitirá poder organizar todos los talleres y presentaciones que he tenido que suspender en estos meses a causa de la pandemia", reconoce Enya.

Hasta la fecha, Libreramente no ha organizado en su año y medio de trayectoria ninguna actividad relacionada con el Día Internacional de la Mujer que se conmemorará mañana y tiene su razón de peso. "Aquí no proyectamos ninguna programación especial por el 8 de marzo porque para nosotras todos los días son 8 de marzo. Todos los días luchamos y trabajamos para que, al fin, haya una igualdad real entre hombres y mujeres", apunta Enya, quien ha creado un negocio que es mucho más que una librería.