Voces a prueba de coronavirus

La agrupación de mujeres Abesti Lagunak de Karrantza ameniza celebraciones desde 2009 El covid-19 ha obligado a cancelar el acto en el que iban a recibir un premio en Balmaseda

13.03.2020 | 02:09
La emergencia ante la pandemia ha anulado la gala en la que se unirían a otras cinco personas y agrupaciones distinguidas por su labor. Foto: Abesti Lagunak

Karrantza – Con los pañuelos que lucen en sus actuaciones y su compromiso con la iniciativa Lunes sin sol de concentraciones tras cada asesinato machista que ayudaron a poner en marcha junto con la médica del valle Teresa Calvo, son las voces de la unión y la igualdad dentro y fuera de Karrantza. Por ello, el coro femenino Abesti Lagunak iba a recoger el martes uno de los seis premios que la asociación Nos Unimos de Balmaseda ha instaurado este año para premiar a mujeres o entidades que promueven el fin de la discriminación por razones de género. Sin embargo, el coronavirus ha dado al trasrte con los planes. Con colegios y actividades clausuradas en la villa al menos durante dos semanas al identificarse un positivo en la ikastola Zubi Zaharra, el acto en el Klaret Antzokia tendrá que esperar.

El 4 de febrero de 2009 debutaron en público "a raíz de que en una reunión para formar la asociación de mujeres Arima de Karrantza habláramos sobre actividades que podríamos poner en marcha y se sugiriera salir a cantar por Santa Águeda", explica Alicia Varón, una de las integrantes de Abesti Lagunak. Ella, con una trayectoria de 33 años en la docencia musical, se ofreció a formar el coro, al que aquella jornada se apuntaron veinte vecinas. Al aparcar las makilas en el grupo comentaron que les apenaba disolverse cuando se habían encontrado tan a gusto. Y, así, el repertorio se extendió a más ocasiones "con la idea de ofrecer un servicio al valle".

La dispersión entre el medio centenar de núcleos de población dificulta la interacción de los vecinos, sobre todo los mayores que no disponen de vehículo propio o no pueden conducir. En Abesti Lagunak optaron por acercarse a los puntos de reunión. Con la guitarra de Alicia, las mujeres comenzaron a cantar en misas y celebraciones. Se repitieron las llamadas desde los barrios y últimamente han empezado a acudir a la residencia municipal los últimos martes de cada mes. Los mayores "disfrutan muchísimo", incluso se arrancan a cantar con ellas las canciones que preparan específicamente para cada cita dependiendo de la ocasión.

En un momento determinado "nos desgajamos de la asociación de mujeres Arima y cogimos la antorcha de la iniciativa Lunes sin sol" a través de la médica del valle. Para visibilizar los asesinatos machistas, convocan concentraciones en recuerdo de cada víctima y colocan lazos en la balconada del Ayuntamiento de Karran-tza: morados para las mujeres y blancos para los menores. Después de tres años, agradecen el grado de adhesión y también la implicación de los hombres en la concienciación frente a esta lacra y buscan integrar a más colectivos en este movimiento.

Otras nominadas Entre ellos, la asociación Nos unimos de Balmaseda, que había nominado a la coral Abesti Lagunak para los galardones cuya entrega estaba prevista para el martes día 17 en el Klaret Antzokia junto a otros cinco reconocimientos más. En representación de la comarca de Enkarterri también formaba parte del palmarés la cooperante de Güeñes Ana Zamorano, que ha pedaleado impulsando iniciativas solidarias por América del Sur y central, Irán, Armenia o Georgia y había planeado continuar ruta en primavera.

Además, se iban a distinguir las trayectorias de Nicola Ndongala Nzoiwid, directora de la Asociación Karibu que trabaja por la integración de los africanos en el Estado; Fátima Djarra, activista de Guinea que lucha contra la mutilación genital femenina en África y mediadora en Médicos del mundo ante la comunidad africana; Marcell Mardon, arquitecta de Zimbabue que trabaja en un proyecto que dota a los vecinos de los derechos sobre el suelo, saneamiento y servicios mínimos de agua a cinco poblaciones africanas, y la asociación Mujeres del Mundo Babel, que favorece el empoderamiento femenino. Las componentes del coro de Karrantza, cuyas edades abarcan "de los 42 hasta los 82 años", guardarán las partituras para deleitar al público cuando el evento pueda celebrarse con garantías.

"El grupo surgió a raíz de una reunión para formar la asociación de mujeres Arima, también de Karrantza"

"Las participantes tenemos edades que abarcan desde los 42 a los 82 años"

Alicia Varón

Coro Abesti Lagunak

noticias de deia