ezkerraldea

‘Burgers’ que saben a gloria

Gloria Esquivel creó hace un año Santurtzi Mafaldo, una ‘food truck’ de hamburguesas gourmet

Esta vecina de origen paraguayo sigue los pasos de su padre, quien da nombre de la empresa

08.02.2020 | 22:07
Gloria Esquivel posa junto a Ainara, su hija, en el interior de su ‘food truck’ que estará presente hasta hoy en el Food Truck Market que se celebra en Santurtzi. Foto: M. A. Pardo

Gloria Esquivel creó hace un año Santurtzi Mafaldo, una ‘food truck’ de hamburguesas gourmet

Esta vecina de origen paraguayo sigue los pasos de su padre, quien da nombre de la empresa

Miguel A. Pardo

Santurtzi - Dicen que de tal palo, tal astilla y esto se confirma en el caso de Gloria Esquivel. Mafaldo, el padre de esta paraguaya que lleva más de quince años afincada en Santurtzi, se dedicó al mundo de la restauración y de las gastronetas y hace poco más de un año, Gloria empezó la andadura de su propia food truck. Como no podía ser de otra forma, quiso hacer un homenaje a su padre y, por ello, su restaurante con ruedas se llama  Santurtzi Mafaldo. "Llevaba tiempo en paro y opté por emprender. Quería dar un paso adelante y me pareció el momento idóneo para apostar por crear una food truck. No era algo nuevo para mí, lo he vivido desde muy joven porque mi padre trabajó en Paraguay en el sector", explica Gloria. Así, esta mujer paraguaya de nacimiento y santurtziarra de adopción, se decidió a dar forma a su proyecto y tuvo claro desde el primer momento que ofrecería hamburguesas, sí, pero totalmente diferentes a las que, usualmente, suelen degustarse en otros locales. Hamburguesas de buey, pollo, ibéricas, veganas y hasta de salmón conforman la carta de este puesto que, hasta hoy, estará presente en el Food Truck Market que se celebra este fin de semana en el Parque Gernika de Santurtzi.

Estos días Gloria juega en casa. "Siempre me lo paso bien trabajando porque me encanta lo que hago, el trato con el público, pero me lo estoy pasando mejor aún. Me hace mucha ilusión en esta feria porque da mucha alegría y movimiento al pueblo. La gente, además, viene con ganas de disfrutar y comer", desarrolla esta mujer que, cuando echó a andar su proyecto estaba emabrazada de Ainara. Ahora, la pequeña ya dice sus primeras palabras y da sus primeros pasos y lo hace viendo a su madre consolidar un negocio que, en su primer año de vida, circula por un camino exitoso. "A la gente le encantan las hamburguesas que ofrecemos. Normalmente, quien prueba, acaba repitiendo", asegura Gloria.

Llegar al paladar es la mejor publicidad que pueden tener las hamburguesas de Santurtzi Mafaldo que, en este tiempo han saciado el hambre de muchas personas en distintos municipios de Euskadi. "Recuerdo una noche en Irún en la que había una cola de treinta clientes y, al final, nos quedamos sin nada. Les tuve que decir que no tenía ni pan", indica Gloria, quien cada vez recibe más peticiones de lugares, ferias y fiestas privadas que recurren a los servicios de Santurtzi Mafaldo. "Normalmente, si tu producto gusta, te vuelven a llamar y me ha pasado que gente que ha probado nuestras hamburguesas, después nos han llamado para dar de comer en fiestas privadas"., reconoce.

negocio duradero Quedan tres meses para que llegue el verano, la temporada de más trabajo para Gloria y ya se ha puesto a confeccionar la gira que va a emprender en este periodo estival. De fiesta en fiesta, pero ella trabajando, cocinando hamburguesas para llenar los estómagos que rujan en mitad de los actos que se organicen en cada localidad. Su sueño es, sin duda, que su negocio sea un proyecto duradero, que siga creciendo. "Ojalá estemos mucho, muchísimo tiempo trabajando. Que crezca y podamos seguir dedicándonos a esto porque me gusta mucho y le estoy poniendo mucha ilusión", indica Gloria. Quién sabe si, algún día, la pequeña Ainara tomará el relevo de su ama al frente de Santurtzi Mafaldo, quizás con el nombre de su ama sumado al de su aitite. De momento, ya ve cómo ella es una profesional haciendo no unas hamburguesas cualquiera, sino unas que, según muchos paladares, saben a gloria.