Eskuinaldea-Uribe Kosta

Fundación Fidias, integración a través del arte

03.01.2021 | 00:54

La fundación para la integración y el desarrollo interpersonal a través de las artes cumple una década de trayectoria contribuyendo al desarrollo de los jóvenes desde su sede en Lamiako con proyectos educativos y artísticos

ARTE y educación, un binomio enriquecedor. Dos pilares sobre el que sustentan el desarrollo interpersonal gracias al firme compromiso solidario al servicio a la comunidad de la Fundación Fidias, que combate la exclusión social y apoya a los colectivos más desfavorecidos con las armas de la educación, la cultura y el arte. Un labor que viene desempeñando desde hace una década esta organización no gubernamental sin ánimo de lucro desde su sede de Lamiako, en Leioa, pero que cuenta con otros espacios en Getxo y Bilbao.

Hace justo ahora diez años, en enero de 2011, se configuró oficialmente aunque su semilla germinó antes, en abril de 2010. "La fundación surgió con el objetivo de trabajar a través de las artes como herramienta pedagógica, principalmente mediante el teatro y el baile", expone David Alday, educador y dinamizador socioeducativo y cultural de la fundación.

Una entidad que desarrolla su actividad en torno a su labor socioeducativa y artística. A este respecto, su objetivo es contribuir al desarrollo de las potencialidades de los jóvenes mediante la creatividad a través de las artes y para ello cuenta con talleres artísticos de teatro, baile, coro, música, cómic, guitarra, artes marciales, grafiti, etc.

De este modo, ofrece un espacio de encuentro en el que, desde el proceso creativo, los niños y adolescentes puedan ocupar parte de su tiempo libre en actividades de interrelación personal dirigidas por profesionales y voluntarios. "Nuestro trabajo se sustenta en colectivos desfavorecidos y en riesgo de exclusión social, poniendo el empeño en la inclusión como herramienta de cohesión socioeducativa", explica Alday.

Para desempeñar su papel inclusivo y solidario, colaboran con diferentes colegios concertados e institutos, así como con diversas asociaciones y fundaciones de Euskadi. En la actualidad han creado una familia formada por más de un centenar de jóvenes, de entre 6 y 21 años de edad.

"Fidias aporta la sensación de estar en casa. Aquí se encuentran con jóvenes del entorno y acceden a unos proyectos artísticos que igual de otra manera no se habrían planteado. Muchos han descubierto habilidades artísticas que no consideraban que tenían", destaca Alday. Una familia donde compartir, romper barreras y en la que las diferencias unen y la interculturalidad enriquece.

Apoyo escolar 

Por otro lado, además de talleres artísticos también desempeña una gran labor socioeducativa. Con el lema Tú a mí me importas. Un voluntario, un alumno, disponen de un proyecto de apoyo escolar que acoge a jóvenes de diversos municipios y les ofrece un acompañamiento académico. El objetivo es "fortalecer los contenidos y temas que los jóvenes tratan en sus escuelas, tratando de animarlos a estudiar y ayudándoles a ellos y a sus familias a inculcar disciplina, buenos hábitos de trabajo y valores humanos".

A este programa se accede por medio "de los servicios sociales, educadores de base y orientadores de centros escolares", expone Alday. No obstante –aclara– "no siempre tiene que ver con una necesidad económica, puede haber casos de jóvenes que tienen algún tipo de dificultad y que nos hace llegar su familia o el propio centro escolar". Sesiones personalizadas donde cada estudiante es apoyado por un profesor gracias a la ayuda de voluntarios que ofrecen su tiempo y conocimiento a los que más lo necesitan.

Además, como apoyo al aprendizaje, realizan periódicamente actividades que abren a los jóvenes a un mundo de experiencias. "Es muy gratificante porque son ellos los que proponen esa programación, le dan forma, definen, gestionan y ponen en marcha junto a monitores y profesores", sostiene Alday. Así, entre las actividades complementarias están: talleres de cocina; excursiones culturales; pintura mural; manualidades; ajedrez o artes marciales.

Precisamente, uno de esos talleres tuvo lugar recientemente con motivo de estas fechas navideñas y fue impartido por Raquel y María, de Vivomicasa, un taller de diseño de interiores realizado gracias al proyecto SolidaridUP de la ONG Zabalketa. "Para nosotras es muy importante acercar nuestros talleres a las familias porque queremos que el diseño llegue a todos los hogares", explica Raquel. De esta manera, gracias a sus consejos, familias de la Fundación Fidias han decorado este año las mesas de sus hogares con espectaculares diseños hechos además con materiales sostenibles.

"Fidias aporta la sensación de estar en casa. Se encuentran con otros jóvenes y acceden a proyectos artísticos"

"Muchos han descubierto en el centro habilidades artísticas que no consideraban que tenían"

David Alday

Fundación Fidias


noticias de deia