eskuinaldea

Getxo da vida a su primer oasis de mariposas

Localizado en el aula ambiental, es obra de alumnos del centro de formación profesional Getxo-Leioa

09.02.2020 | 06:55
Los alumnos de agro-jardinería del Centro de Formación Profesional Básica Getxo-Leioa, junto al oasis.

Localizado en el aula ambiental, es obra de alumnos del centro de formación profesional Getxo-Leioa

Getxo - Getxo quiere mimar a las mariposas. El primer oasis dedicado a ellas ha sido instalado en el arboretum del aula ambiental de Larrañazubi. Se trata de una zona ajardinada con la que se pretende favorecer las poblaciones de mariposas -cuyo número, al igual que ocurre con otros insectos como las abejas, se va reduciendo año tras año por diferentes motivos- y otros polinizadores.

Esta iniciativa ha partido del Área de Medio Ambiente municipal y ha contado con la colaboración del alumnado de agro-jardinería del Centro de Formación Profesional Básica Getxo-Leioa. El oasis construido consta de dos zonas abancaladas (dos secciones cuadrangulares sobre el terreno) bien diferenciadas con especies vegetales autóctonas. En la primera, se han colocado plantas nutricias (fuente de alimento exclusivas) para las orugas de mariposa, ya que son el tipo de plantas que atraen a los imagos -el insecto que ha llegado a su fase adulta una vez finalizado el proceso de metamorfosis- para la fase de puesta. Para el bancal contiguo, en cambio, se han elegido distintas especies de plantas nectíferas -plantas ricas en néctar- para las mariposas adultas. En definitiva, el oasis creado en el aula ambiental proporciona plantas adecuadas para la cría de diversas especies, ya que la oruga de cada mariposa requiere una especie vegetal diferente para su desarrollo. En este lugar hay especies grandes como la macaón, pero también otras que conviven normalmente con el ser humano como la blanquita de la col o la colias común. Incluso se pueden observar con facilidad la esfinge colibrí, una polilla de vuelo diurno que parece un abejorro, ya que obtiene el néctar durante el vuelo sin posarse.

Este espacio cuenta con un número de identificación, con lo que pasa a formar parte de la red de oasis de mariposas que hay distribuidos por el Estado. Además, se ha incluido como parte de los variados recursos que el equipamiento medioambiental municipal ofrece a la ciudadanía.