Las mascotas visitan Urkiola para recibir la bendición de San Antón

El santuario abadiñarra ha acogido este lunes la tradicional celebración del patrón de los animales condicionado por las restricciones

17.01.2022 | 20:47
La celebración de San Antón ha reunido a fieles y mascotas.

Por segundo año consecutivo la situación sanitaria ha condicionado la celebración de San Antonio Abad en Urkiola. Con una programación limitada por las circunstancias actuales, la fiesta del patrón de los animales ha comenzado este lunes con la misa mayor en honor a uno de los copatrones del santuario abadiñarra, oficiada por el nuevo vicario territorial Alex Alonso.

Tras la homilía ha tenido lugar la tradicional bendición de animales y 300 panecillos que se han repartido entre las personas asistentes. Y es que pese a ser un día laboral, han sido muchos los fieles y visitantes que durante la jornada han acudido al parque natural para pedirle a San Antón un año de buena salud, protección y bienestar para sus mascotas.

Más de una treintena de animales, en su mayoría perros, varios gatos y el burro Perico han recibido al término de la eucaristía, la esperada bendición que ha corrido a cargo del vicario Alex Alonso. En el caso de Perico, su dueño el otxandiarra Jon Ochandiano ha llevado también a su perra Kira de cuatro años y al felino Pou de ocho.

Como cada año, no han faltado los visitantes durangarras. El joven Aritz Serna ha acudido acompañado de su beagle Balto de dos años. "Aita y ama no podían venir y me han dicho si subía yo y aquí estamos", explica. El también durangarra Javier Santiago ha subido andando con Blue y Troski para que la pareja de canes recibiera su bendición. "Ayer subimos al Anboto y escuchamos que hoy iba a celebrarse San Antón y hemos venido a pasar la mañana", relata.

Desde Begoña ha acudido Juan Pablo Martínez en compañía de su rough collie Kira. "No teníamos que trabajar y como es la primera vez que tenemos mascota nos hemos venido a pasar el día". Un plan que también han compartido los sestaotarras Izaskun Merino y Oscar Ochoa, acompañados de sus perros Zarco y Tor. "Hemos venido muchas veces a Urkiola, pero es la primera vez que hemos entrado al santuario y es precioso. Necesitábamos airear un poco la mente y salir de la rutina del covid para poco a poco volver a la normalidad y recuperar todas estas tradiciones", han asegurado minutos antes de recibir la bendición.

noticias de deia