Bilbao entra en 'alerta roja' por coronavirus

Los altercados protagonizados el jueves por negacionistas se saldan con seis detenciones

31.10.2020 | 01:16
Un bombero apaga el fuego en uno de los contenedores a los que los negacionistas prendieron el jueves.Foto:

Bilbao amaneció el viernes con la desazón de haber sido escenario de altercados perpetrados por quienes rechazan la gravedad de la situación sanitaria precisamente en la misma jornada en la que la ciudad entraba en la alarmante zona roja al alcanzar los 518,8 contagios por 100.000 habitantes. Negacionistas que se oponen a las medidas restrictivas adoptadas para frenar la propagación del coronavirus protagonizaron el jueves por la noche una protesta que se saldó con la quema de 25 contenedores y cuatro vehículos. Los manifestantes –simpatizantes de la extrema derecha y con antecedentes penales– han convocado otra protesta para este sábado. El alcalde Juan Mari Aburto, quien cifró los daños materiales en 30.000 euros, aseguró que continuará la "firmeza policial" para que a las seis detenciones realizadas se les sumen más en las próximas horas.

Varios bomberos apagan un incendio de contenedores en el centro de Bilbao O.M.Bernal

Según el Departamento de Seguridad, la concentración, no comunicada previamente, se inició alrededor de las 21.30 horas del jueves en las inmediaciones de la plaza Indautxu, donde se congregaron alrededor de 200 personas tras un llamamiento realizado por las redes sociales. Los negacionistas, que portaban pancartas contra "la represión" y "el toque de queda", lanzaron gritos a favor de la "libertad" mientras no portaban mascarillas ni guardaban la distancia de seguridad. Cuando los agentes fueron a identificarles dieron comienzo los disturbios durante los que se quemaron 25 contenedores y resultaron dañados 4 vehículos. Asimismo, los manifestantes lanzaron objetos contundentes contra los policías durante los altercados que se extendieron más allá de Indautxu.

La Ertzaintza procedió a la detención de seis jóvenes, que tras ser llevados ante el juez determinó a última hora de la tarde del viernes su puesta en libertad, y a la imputación de otros dos. Se les acusó de atentado contra la autoridad, desórdenes públicos e incumplimiento de las medidas restrictivas impuestas por decreto del Gobierno vasco para frenar la pandemia. Además, otras seis personas fueron identificadas y se les incoó expediente administrativo por no llevar mascarilla. "La investigación sigue abierta, hay muchas imágenes que se están analizando y espero que de ese trabajo surjan nuevas detenciones y que paguen con su patrimonio los daños causados en Bilbao, más de 30.000 euros", aseguró Juan Mari Aburto, alcalde de Bilbao, quien condenó duramente los altercados. Según detalló, el trabajo conjunto entre la Ertzaintza y la Policía Municipal "seguirá dando frutos", ya que no se permitirá "que estos hechos queden impunes".

Declaraciones del alcade de Bilbao

Línea roja 

El primer edil destacó, frente a las escalinatas del ayuntamiento, que estos hechos ocurren en un momento "especialmente preocupante" para la ciudad, ya que la capital vizcaina, igual que el conjunto del territorio, entró en "línea roja" con casi 519 positivos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Por ello, el alcalde apeló de nuevo a "la responsabilidad y compromiso de la ciudadanía" para actuar "cumpliendo todas y cada una de las medidas". En ese sentido, recalcó que está permitido salir a la calle y estar en grupos de seis. "Hagamos eso, no hagamos nada que no esté permitido porque está en juego nuestra salud", apuntó Juan Mari Aburto, quien señaló que también está en juego la economía. Por ello, indicó que hay que "preservar ambas para que tengamos futuro y podamos salir de esta situación cuanto antes".

Manifestó su "enérgica repulsa y condena" por los incidentes del jueves y afirmó que lo ocurrido "es delincuencia pura y dura" y algo "absolutamente insolidario". Más allá fue el lehendakari, Iñigo Urkullu, quien durante el pleno de control del Parlamento Vasco, señaló que los incidentes registrados el jueves "también son terrorismo" puesto que se trata de unos actos que "atentan contra el bienestar y la salud de los ciudadanos".

El lehendakari realizó dichas declaraciones minutos después de que el consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, apuntara que están investigando el perfil de los autores de los altercados, dado que algunos de ellos tienen "antecedentes delictivos" por participar en desórdenes públicos. Aunque agregó que por el momento "no parece advertirse nada que tenga que ver con una implicación directa con alguna organización política". Sin embargo, detalló que "no parece haber esa conexión, aunque se ha podido comprobar que algunos de los vídeos grabados desde el interior de la concentración aparecen inmediatamente en redes sociales, no precisamente del entorno de la izquierda abertzale". De hecho, en una entrevista que saldrá publicada en DEIA adelantaba que algunos de los protagonistas de los altercados pertenecen a círculos de la extrema derecha.

El consejero apuntó que los concentrados no conformaban un grupo homogéneo porque se han advertido "conductas, planteamientos e incluso implicación en el entorno de las redes bastante diferentes", pero insistió en que se requiere de tiempo para confirmar estas hipótesis durante la investigación. "La sociedad se enfrenta a un desafío vinculado con la salud pública que nos corresponde a todos asumir en toda su dimensión y responsabilidad. El reto no puede ser soslayar la norma, sino soslayar el virus y todos tenemos que hacer causa común en ese empeño compartido", reclamó. En esa misma línea se manifestó Josu Zubiaga, viceconsejero de Seguridad, en declaraciones a Onda Vasca: "Estamos hablando de delincuencia en estado puro y de vandalismo que no tiene nada que ver con llevar mascarilla o negarse a cumplir las normas higiénico-sanitarias".

 

Convocatoria en las redes. La protesta que dio inicio a los altercados fue convocada por redes sociales. A partir de las 21.30 horas, 200 personas se congregaron en la plaza Indautxu, al grito de "libertad", mostrando pancartas contra "la represión" y "el toque de queda" sin portar mascarillas. Cuando la Ertzaintza trató de identificarlos, comenzaron los disturbios que se saldaron con 25 contenedores y cuatro coches calcinados. Los daños fueron cifrados por el Ayuntamiento de Bilbao en 30.000 euros.

"La investigación sigue abierta, y espero que de ese trabajo surjan nuevas detenciones"

Juan Mari Aburto

Alcalde de Bilbao

"También es terrorismo el que se practica para atentar contra la salud de los ciudadanos"

Iñigo Urkullu

Lehendakari

"El reto no puede ser soslayar la norma, sino el virus y todos tenemos que hacer causa común"

Josu Erkoreka

Consejero de Seguridad