Arratia-Nerbioi

Un libro recoge los secretos del retablo de la parroquia de Andra Mari de Zeanuri

En la publicación, que se enmarca dentro de los actos del 500 aniversario de las primeras tablas de la iglesia, se acerca al público el valor de este patrimonio

22.08.2021 | 01:19
Mirian Olibares posa con un ejemplar de la nueva publicación de la colección 'Arratia'. Fotos: Arratiako Eliza

Zeanuri – El pasado mes de abril fue la inauguración y entrada en funcionamiento de los códigos QR que, desde entonces, permiten a vecinos de la anteiglesia y turistas conocer los secretos del retablo mayor de la parroquia de Andra Mari de Zeanuri, catalogado como monumento por el Gobierno vasco por su singularidad, interés y representatividad. La puesta en valor de esta joya del arte sacro ha dado un paso más este mes con la presentación del libro bilingüe Erretaula Nagusia / Retablo Mayor. Zeanuriko Andra Mari, de 120 páginas, con ilustraciones a todo color y editado a modo de guía. La puesta de largo de esta publicación fue el pasado domingo 15 de agosto, día de la festividad de la Virgen en el templo religioso y su publicación supone la obra número 15 de la colección Arratia que edita la Iglesia de este valle. "Más que un libro para eruditos o universitarios, es una sencilla obra divulgativa, con textos breves y claros, que acercan al amante de la historia, el arte, la religión o al turista de paso, a entender mejor esta enciclopedia qué supone el retablo", avanza al respecto el párroco, José Mari Kortazar.

Esta iniciativa se enmarca dentro de los actos conmemorativos del 500 aniversario de la creación y colocación de las primeras tablas de un retablo magníficamente conservado en la parroquia de Andra Mari, ubicada en lo alto de una colina desde la que se domina buena parte del valle de Arratia. "Decía el historiador Iturriza que este templo fue fundado en el siglo X por los labradores censuarios –vasallos del señor de Bizkaia– de la zona. Pudiera ser, pero lo cierto es que la primera noticia documental sobre el templo se retrasa hasta 1383, fecha en la que aparece incluido entre los de patronato realengo, es decir, que era el rey quien podía cobrar los diezmos a cambio de mantener la iglesia, aunque habitualmente se los cedía a algún señor local", explica Kortazar.

Cinco siglos de antigüedad En cuanto al espectacular retablo que preside el altar mayor, aún hoy en día, "son muy pocos los datos históricos que poseemos sobre esta obra, pero por su estilo está claro que se trata de un mueble que reaprovecha las esculturas y pinturas de un retablo anterior". Los elementos más antiguos son las pinturas, de estilo gótico, que se habrían realizado hacia 1520. Cincuenta años más tarde, hacia 1570, se realizaron los relieves de la parte baja del retablo. Por último, casi doscientos años después, se decidió construir una nueva arquitectura, en la que se insertaron las pinturas y relieves y se añadieron dos tablas nuevas: el Prendimiento de Cristo y el Camino del Calvario. Estas obras finalizaron en 1712, tal y como queda atestiguado en la inscripción de la parte alta, que dice: "1712 Juan Francisco de Pesa Lacruza, beneficiado en la anteiglesia de Cianuri". Sin embargo, los trabajos no se terminarían hasta 1760, cuando se doró la arquitectura del retablo. Es, sin duda, "un monumental marco del siglo XVIII para el mejor conjunto de pinturas de los siglos XV y XVI conservado en Bizkaia", asegura el párroco.

Se trata, en concreto, de un retablo, de tipo casillero –con casillas para cuadros o relieves–, ocupa totalmente la cabecera del templo y está dedicado a la Virgen María, "por eso la mayoría de las escenas recogen episodios de su vida". Su diseño y estructura arranca de un zócalo decorado con columnas en forma de hombre, llamadas atlantes, y medallones con retratos y "quizás el hombre y la mujer que allí aparecen ataviados de romanos, fueran los patronos de la Iglesia". La preciosa talla flamenca de la Andra Mari –sentada con un libro en la mano derecha y el Niño Jesús en el regazo– preside el retablo y de la composición destaca "la naturalidad con la que el Niño se vuelve para jugar con el libro abierto, así como la dulzura del rostro de su madre, si bien no parece establecerse una relación directa entre ambos personajes". Y según los estudios, esta María rubia, siguiendo la moda de la época, bien pudiera ser la matrona de los libreros de Bizkaia porque "la imagen del niño Jesús juega ya a pasar las páginas del libro que su madre sostiene".

Estos y otros muchos más detalles sobre el retablo se encuentran explicados en el libro Erretaula Nagusia / Retablo Mayor. Zeanuriko Andra Mari con textos que corresponden a Ikusmira Ondarea (formado por Amaia Apraiz Sahagún, Ainara Martínez Matía, María Romano Vallejo), Juan Manuel González Cembellín y Raquel Cilla López. Las fotografías que ilustran la obra son también de Ikusmira Ondarea y del Museo de Arte Sacro de Bilbao, de Jesús Muñiz Petralanda y de Eusebio Ozerinjauregi. La traducción al euskera ha sido realizada por Joseba Berriotxoa y el Ayuntamiento de Zeanuri ha ayudado en los costes de la edición.

El libro Erretaula Nagusia / Retablo Mayor. Zeanuriko Andra Mari puede adquirirse en las parroquias de Arratia, en los bares y tiendas de Zeanuri, y en Bilbao, en el Museo de Arte Sacro, a un precio de 10 euros.

noticias de deia