El retablo de Zeanuri cuenta su historia desde códigos QR

El proyecto sobre la joya artística que preside el altar de la parroquia de Andra Mari se presenta mañana jueves

05.05.2021 | 01:01
Imagen global del retablo de la parroquia de Andra Mari, en Zeanuri.

Ya hace 500 años de la creación y colocación de las primeras tablas del retablo mayor de la parroquia de la Asunción de María, de la localidad arratiarra de Zeanuri, una joya con unas de las mejores pinturas conservadas en Bizkaia del siglo XVI. En realidad, la destacada efeméride se tenía que haber conmemorado el año pasado, "y lo quisimos celebrar, pero por la situación de la pandemia, lo celebramos en el 500 + 1", precisa el párroco Jose Mari Kortazar.

Aún hoy en día, "son muy pocos los datos históricos que poseemos sobre esta obra, pero por su estilo está claro que se trata de un mueble que reaprovecha las esculturas y pinturas de un retablo anterior", explica. Los elementos más antiguos son las pinturas, de estilo gótico, que se habrían realizado hacia 1520. Cincuenta años más tarde, hacia 1570, se realizaron los relieves de la parte baja del retablo. Por último, casi doscientos años después, se decidió construir una nueva arquitectura, en la que se insertaron las pinturas y relieves y se añadieron dos tablas nuevas: el Prendimiento de Cristo y el Camino del Calvario. Estas obras terminaron en 1712, tal y como queda atestiguado en la inscripción de la parte alta, que dice: "1712 Jua Francisco de Pesa Lacruza, beneficiado en la anteiglesia de Cianuri. Sin embargo, los trabajos no se terminarían hasta 1760, cuando se doró la arquitectura del retablo.

Talla principal dedicada a la Virgen María. Foto: Jesús Muñiz Petralanda

En cuanto a sus características, se trata de un retablo de tipo casillero que preside el altar mayor y ocupa totalmente la cabecera del templo. Está dedicado a la Virgen María, por eso, la mayoría de las escenas recogen episodios de su vida y se compone de parte baja o banco –con esculturas y relieves–; tres cuerpos separados por columnas y con pinturas sobre tabla; y ático, con una sola tabla que representa el Calvario y que se encuentra rodeada de una recargada decoración a base de formas vegetales enroscadas.

Verticalmente se divide en siete calles. La central, que es la más ancha, acoge el sagrario rodeado por ángeles y, sobre él, las escenas más importantes en la vida de la Virgen. Por su parte, las dos calles exteriores se caracterizan por tablas apaisadas dedicadas a apóstoles y santas. Y la casilla central es una rica hornacina ocupada por una preciosa talla de la Virgen con el Niño, del tipo conocido como Andra Mari. La teoría que gana fuerza entre los estudiosos es que probablemente fue realizada por artistas provenientes de Flandes (actual Bélgica), pero asentados en Castilla.

Divulgación con codigo QR
 

La puesta en valor e importancia de esta gran pieza de arte sacro va a dar un paso más gracias a las nuevas tecnologías. Y es que mañana mismo será la presentación oficial de los códigos QR que permitirán a vecinos de la anteiglesia y turistas conocer los secretos del retablo mayor de esta parroquia arratiarra. Más de 80 representaciones de santos, virtudes o personajes bíblicos forman esta colosal estructura, lo que, sin duda, sorprende a todo aquel que acude, por primera vez, al principal templo religioso de Zeanuri. "Y, a partir de ahora, será posible conocer cada uno de sus detalles por medio de un código QR que enlaza con una web con toda la información sobre esta monumental obra", indica con gran satisfacción Kortazar

Estratégicamente colocados, un código va a estar disponible fuera del templo para que "cualquier turista o amante del arte que llegue fuera del horario de visitas pueda hacerse una idea del tesoro encerrado entre las cuatro paredes de esta catedral rural". Su código gemelo, se instalará dentro del templo de tal forma que quien quiera admirar el trabajo de siglos de artistas y conocer mejor sus detalles históricos, religiosos y artísticos lo podrá hacer por medio de su teléfono móvil mientras observa de cerca la belleza del retablo. "Estos códigos QR son habituales en muchos lugares de importancia cultural o histórica. En Arratia, que nosotros sepamos, es uno de los primeros que se instala, sino es el primero, en una iglesia o parroquia".

La iniciativa se pone en marcha gracias al Museo Diocesano de Arte Sacro y su director Juan Manuel González Cembellín, que estará presente en la inauguración, dando a conocer el trabajo realizado por Ikusmira. Será a las 10.30 horas y según responsables de la parroquia "es el primer paso de un proceso para fomentar el turismo religioso en esta anteiglesia" que continuará con "un sistema de visitas guiadas, con cita previa, y la edición ilustrada y bilingüe, euskera y castellano, del libro Zeanuriko Andra Mariko erretaula nagusia.

"El año pasado fue el 500 aniversario de la colocación de las primeras tablas, pero no se pudo celebrar"

"A partir de ahora, será posible conocer cada detalle del retablo gracias a los códigos QR"

Jose Mari Kortazar

Párroco en el Valle de Arratia

 

noticias de deia