Vanesa Gimbert, la jugadora que llegó tarde

La futbolista más veterana de la Liga anuncia que cuelga las botas tras nueve temporadas en el Athletic y un total de veintitrés en la élite

23.04.2022 | 00:24
Vanesa Gimbert, durante una de sus recientes actuaciones.

Era una noticia esperada. Una confidencia que temporada a temporada se iba posponiendo. Pero tenía que llegar. Unas veces porque el Athletic no podía prescindir en su defensa de la veteranía de una jugadora como Vanesa Gimbert (Bergara, 1980), otras porque ella misma se veía con las fuerzas suficientes como para prorrogar su vida laboral en la élite del fútbol y otras porque se daban las dos circunstancias a la vez. Pero ha llegado el fin. La jugadora de Bergara dirá adiós al fútbol profesional cuando acabe la presente temporada y será dentro de tres semanas.

Llegó siendo ya una veterana y su regularidad y su profesionalidad la han convertido en la décima jugadora en partidos disputados con el Athletic. Hasta el momento, 248 encuentros oficiales y 41 dianas en su haber. Gimbert se ha mostrado siempre como un ejemplo para las canteranas. Una deportista disciplinada, un portento físico y una jugadora que se ha destacado por su constancia y regularidad. Como es lógico, ha ido disminuyendo su presencia en el primer equipo, con la llegada de nuevas jugadoras a la zaga bilbaina. Aun así, esta temporada ha disputado trece partidos, once de titular, alternándose con Valdezate, Garazi y también con la lesionada de larga duración Naroa Uriarte. Ya solo restan tres partidos para cerrar el telón de una deportista intachable: Granadilla Tenerife en Lezama, Deportivo Alavés en Gasteiz y Sevilla, otro de sus exequipos, en Lezama cerraran la carrera de una histórica jugadora que llegó tarde al Athletic.

Con 42 años recién cumplidos deja el fútbol tras 23 temporadas en la máxima categoría, nueve de ellas en el conjunto bilbaino. Debutó con el Levante en el otro siglo, curiosamente cuando el Athletic todavía no existía. Cumplió como granota cuatro temporadas. Luego una campaña en Estudiantes de Huelva, tres temporadas más en el Sevilla, otras tres en el Rayo Vallecano y tres más en el Espanyol, antes de llegar al Athletic en 2013, ya con 33 años. Llegó a Lezama sin hacer ruido, a un conjunto por entonces capitaneado en el banquillo por Juan Luis Fuentes. Su palmarés es envidiable: dos ligas, tres Copas y dos Supercopas con el Levante; con el Rayo Vallecano, dos ligas y otra Copa; en el Espanyol, una Copa que le ganó al Athletic en la prórroga y con el Athletic logró la última liga del conjunto bilbaino, la del 2016, la más inesperada. Como rojiblanca ostenta el récord de partidos consecutivos (86), disputando todos los minutos de los mismos; además de tener el récord de ser la jugadora con más edad en estrenarse con la camisola rojiblanca.

La noticia llega en medio de una época plena de rumorología, con renovaciones, marchas y bajas. Esta circunstancia, poco habitual hace unos años, se ha convertido en algo normalizado hoy día en el club rojiblanco. El interés de equipos europeos y de clubes de la incipiente Liga Iberdrola también pulula por el Athletic, y el club de Ibaigane vive una época convulsa, llena de incertidumbre en la que la marcha de Gimbert provoca otra nueva incógnita abierta. El obligado proceso de reconversión hace que el peso específico de la central guipuzcoana sea una situación comprometida a la hora de buscar una jugadora que la supla. Batallando con esa dificultad, queda mirar hacia abajo, como siempre, ascendiendo a canteranas, que al fin y al cabo es de lo que se surte el Athletic principalmente.

noticias de deia