más de 1.500 afectados

Tres detenidos en Valencia por estafar más de 3 millones con alquileres vacacionales

Cuando recibían los depósitos de las víctimas cortaban todo tipo de contacto con ellas

09.02.2020 | 15:15
Jubilados británicos toman el sol en la playa de Levante de Benidorm.

Cuando recibían los depósitos de las víctimas cortaban todo tipo de contacto con ellas

VALENCIA. Según fuentes policiales, los detenidos como presuntos autores e los delitos de falsificación documental, blanqueo de capitales, pertenencia a grupo criminal y estafa, habrían utilizado 20 identidades falsas para abrir 125 cuentas bancarias donde recibían las transferencias de sus víctimas.

Se ha realizado un registro domiciliario en el que se han intervenido 78 teléfonos móviles falsos que vendían en plataformas de internet como auténticos, un ordenador, 11.600 euros y diversa documentación, y se han bloqueado, en diversa cuentas, fondos por un valor de 51.000 euros. 

Las investigaciones comenzaron en el mes de mayo, al tener conocimiento los agentes de las irregularidades percibidas por una entidad bancaria en varias cuentas de una persona. 

Durante las investigaciones, la policía averiguó que la persona que había abierto las cuentas utilizaba identidades falsas y en ellas recibía numerosas transferencias fraudulentas tanto nacionales como internacionales, al parecer de alquileres vacacionales.

También detectaron la presencia de más personas implicadas dedicadas a las estafas masivas, que se dedicarían a sacar dinero en cajeros automáticos y localizaban en distintas plataformas de alquiler, anuncios de inmuebles para copiar sus fotos y publicarlos con otras referencias. 

En el transcurso de las investigaciones los policías averiguaron que las cuentas estaban abriéndose por el sur de la provincia de Valencia, siendo detenidas dos personas cuando intentaban abrir una cuenta bancaria en Gandía. 

Posteriormente, se detectó la presencia en Valencia de otra persona integrante del grupo, encargada de realizar los reintegros en cajeros automáticos, por lo que fue detenida.

El "modus operandi" en estos hechos delictivos consiste en, una vez las personas interesadas en los inmuebles se ponen en contacto con los supuestos arrendadores, éstos les envían enlaces simulando ser páginas web reales y, una vez la víctima está convencida, se les proporciona un número de cuenta para realizar el ingreso de la mensualidad más la fianza. 

Cuando los delincuentes tienen en su poder los depósitos de las víctimas, cortan todo tipo de contacto con ellas.

Para llevar a cabo estas estafas, se emplean lo que se denominan "muleros", que, tras recibir las transferencias del alquiler vacacional, retiran las cantidades o proporcionaban a otro componente de la organización una tarjeta bancaria y el pin para extraer el dinero en un cajero. 

Estas personas, a cambio de una cantidad de dinero y utilizando documentaciones falsas, se encargan de abrir numerosas cuentas bancarias para recibir las transferencias de las víctimas.

Se continúan las investigaciones para el total esclarecimiento de los hechos, así como la posibilidad de aparición de nuevas víctimas.

Los detenidos, de entre 31 y 39 años y de origen rumano, y sin antecedentes policiales, han pasado a disposición judicial.