pleno de política general

Bildu se ofrece a Urkullu sin "esperar a lo que pase en Madrid"

Iriarte combina un discurso de pura oposición con la propuesta de acordar su respaldo a los Presupuestos de 2020

Señala que el nuevo estatus pactado con el PNV traería la bilateralidad real

09.02.2020 | 15:58
La parlamentaria de EH BIldu, Maddalen Iriarte.

BILBAO - El Ejecutivo vasco "no está preparado para hacer frente a la crisis que se viene encima porque Euskadi no puede enfrentarse a ella sin soberanía". Así sintetizó el discurso del lehendakari la portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte, censurando que Iñigo Urkullu se muestra "preocupado por España", reconoce que tiene "las manos atadas" y propone como solución a los problemas "que haya un Gobierno estable" en el Estado. "Las voces que nos anuncian la llegada de una nueva recesión son cada vez más y más autorizadas, los datos lo corroboran y, en esta situación generalizada, España está sumida en una crisis política a la que es incapaz de dar solución", reseñó la dirigente de la coalición soberanista, acusando al jefe del Ejecutivo de Gasteiz de dejar a la sociedad "incertidumbres cuando la gente necesita certidumbres".

Iriarte sostuvo que ante esta situación de "excepcionalidad" se deben buscar respuestas excepcionales, ofreciéndose a "comprometerse con la gobernabilidad", lo que incluye los Presupuestos, "sin esperar a lo que pase en Madrid". "Ustedes piden pactos de Estado para construir un tren. Vamos a hacerlos para cuidar a la gente", puntualizó, instando a Urkullu a decidir entre ser presidente de una comunidad autónoma, siendo "el delegado" de "los restos que le deje" el Gobierno español, o "adoptar el liderazgo del pueblo vasco", para lo que "tendrá a EH Bildu a su lado". "Hagamos un diagnóstico con agentes sociales, sindicatos y con la universidad ante lo que nos viene. Debemos hacer política de Estado. Necesitamos un pacto entre nosotros, un acuerdo de país", defendió.

"Todas las políticas que pudieran emprenderse desde aquí, o necesitan el permiso previo de España o, si en alguna cuestión menor no lo necesitan, se encuentran permanentemente amenazadas por el afán recentralizador del Gobierno español, sea el que sea", lamentó la portavoz de EH Bildu, que cargó contra el incremento de la desigualdad porque las políticas de cohesión social "hacen aguas". En este contexto, recordó que desde 1986 "nunca había habido tanta gente en la CAV en riesgo de pobreza grave", 172.307 personas, y que las situaciones de ausencia de bienestar han aumentado de manera "espectacular", hasta alcanzar casi a 485.000 personas. "En Euskadi vive muy bien el que vive muy bien, pero tener medio millón de personas que no alcanzan las cotas mínimas de bienestar supone que estamos en una sociedad cada vez más desigual", denunció.

autogobierno Respecto al autogobierno, Iriarte evocó el acuerdo sobre las bases para el nuevo estatus alcanzado entre PNV y EH Bildu, y el apoyo parcial de Elkarrekin Podemos, para defender que este "traería una bilateralidad real garantizada y abriría la vía para conseguir el derecho a decidir". A su vez, interpeló al lehendakari sobre qué parte del acuerdo alcanzado por ambas fuerzas soberanistas en la ponencia del Parlamento "estaría dispuesto a dejar fuera" para ampliar ese acuerdo con otras formaciones. "En cualquier negociación hay que ceder y EH Bildu lo ha hecho para lograr el acuerdo, pero para ampliarlo no sirve desnaturalizar o quitar valor al acuerdo o dar derecho a veto a los grupos unionistas", advirtió. "Hemos pasado años oyendo que el PSE era la muleta del PNV. Pero no, es al revés. Ustedes son la muleta del PSOE. Un socio aparentemente cómodo aquí para tenerlos a ustedes bien amarrados. Y todo esto sin olvidar jamás al PP", versó su alegato.

En paralelo, Iriarte reclamó la necesidad de impulsar una "acción proactiva" desde el Gobierno que incluya un cambio en la política fiscal actual que "gracias al pacto PNV-PSE-PP, es regresiva, además de injusta e ineficaz, un fracaso para tiempos de crisis". Sobre Paz y Convivencia, precisó que EH Bildu quiere una "solución integral" en la que "se respeten los derechos de todas las víctimas y de todos los presos y presas" y que no se utilice el relato en la "contienda política". "Queremos que pasen cosas razonables que beneficien a todas con la convivencia como objetivo", explicó antes de pedir que el proceso "no vaya en contra de nadie". Por último, se quejó de que no se haya dado una "respuesta positiva" desde Instituciones Penitenciarias ante la petición de acabar con la dispersión.