líder de Unidas Podemos

Iglesias pide "respeto" a Sánchez y no concibe quedarse fuera del Gobierno

El expresidente Felipe González dice que es "difícil" ser optimista sobre la formación de un nuevo Ejecutivo

09.02.2020 | 07:05
El presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

El expresidente Felipe González dice que es "difícil" ser optimista sobre la formación de un nuevo Ejecutivo

MADRID. "No me creo que vaya a plantear semejante barbaridad y que nos falte el respeto", ha asegurado Iglesias en una entrevista en el programa de radio La Cafetera de Fernando Berlín.

Este fin de semana el PSOE ha recordado a Unidas Podemos que Sánchez ya se ha movido de su posición inicial de gobernar en solitario, con su oferta del gobierno de cooperación, y ahora le toca al líder del partido morado hacer lo mismo y renunciar a su aspiración de gobernar en coalición.

A juicio de Iglesias, esta posición de los socialistas equivale a decir: "No, es que no vamos a compartir decisiones, es que las voy a tomar yo, y, en todo caso, algunas de las ideas que son tuyas las voy a llevar a cabo yo".

Sin embargo, ha recordado, es el candidato a la investidura quien tiene que "arremangarse" para ser investido: "La clave para que haya acuerdos es respetar al aliado".

El secretario general de Podemos ha insistido además en que su objetivo es pactar un gobierno de coalición, al que, según ha remarcado, "además parece que ni ERC ni el PNV pondrían ningún problema".

"Ya no hay excusas: España necesita un gobierno estable y progresista, y nosotros estamos plenamente disponibles para que el presidente del Gobierno se siente en una mesa y dejemos atrás esta dinámica de las presiones y las filtraciones", ha dicho.

También ha reivindicado "serenidad, calma y altura de estado" para afrontar una negociación que, ha dicho, no llegará a buen puerto a través de mensajes cruzados en los medios de comunicación.

Según ha explicado, cualquier pacto que se alcance con el PSOE se someterá a votación de los inscritos, y si no hay un acuerdo pero sí "una oferta concreta", también se consultará a las bases de Podemos la posición.

Por otra parte, preguntado por si se opondría a que fuesen ministros la exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena o el líder de Más Madrid y exnúmero dos de Podemos, Íñigo Errejón, Iglesias ha respondido que "jamás" se vetaría a nadie.

"Faltaría más que le vayamos a decir al PSOE a quién tiene que nombrar como ministros", ha dicho el líder de la formación morada, que del mismo modo considera que los socialistas no tienen derecho a vetar a nadie que proponga Unidas Podemos en un eventual gobierno conjunto.

FELIPE GONZÁLEZ El expresidente Felipe González ha admitido este lunes que es "difícil" ser optimista sobre la formación de Gobierno si bien se ha mostrado confiado en que Pedro Sánchez lo consiga "porque lo necesita el país".

González, que ha hecho estas declaraciones en el XII Foro Atlántico donde interviene en un debate con el escritor Mario Vargas Llosa, también se ha pronunciado sobre los pactos PP y Cs con Vox y, en concreto, a los populares y a la formación de Albert Rivera les ha recomendado irse "al rincón de pensar" para reflexionar sobre lo que quieren "para España, no para sí mismos" y, una vez hecho esto, "que tomen posiciones".

Felipe González, que ha mostrado su apoyo total a Pedro Sánchez, ha valorado cómo el presidente en funciones está llevando a cabo las negociaciones. "Creo que está trabajando bastante, lo veo moverse mucho y en foros importantes para España. Me imagino que el trabajo aquí estará siendo más discreto".

A la pregunta de si Sánchez le ha llamado para pedirle consejo, González ha dicho que no porque "ni lo necesita, ni tiene obligación".

Sobre las declaraciones del portavoz de Vox en Murcia, Juan José Liarte, que en un mensaje en Facebook llamó "p***" y "tiparraca" a la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, González se ha limitado a señalar que con esas declaraciones se define a sí mismo y a su grupo.

Además, ha subrayado que Vox tiene "mucha libertad para expresar el fondo de sus pensamientos" y ha culpado de ello a los partidos que le están legitimando, "cuando deberían estar defendiendo valores que la formación de extrema derecha no respeta.