en los Juzgados de Gasteiz

Arzuaga se querella contra Jusapol y Jucil por supuestos delitos de "atentado, injurias y amenazas"

El parlamentario de EH Bildu asegura que le acusaron de "integración en ETA" y de "utilizar la violencia"

09.02.2020 | 02:02
Los parlamentarios del PP Javier Ruiz de Arbulo y Nerea Llanos se enfrentan a Julen Arzuaga antes de abandonar el salón de plenos

El parlamentario de Bildu asegura que le acusaron de "integración en ETA" y de "utilizar la violencia"

GASTEIZ. Los hechos se remontan a la jornada en la que se aprobó en la Cámara vasca la Ley de víctimas de abusos policiales. Cuando Arzuaga subió a la tribuna, llamó "nazis" y "franquistas" a los miembros de los sindicatos policiales que asistían al pleno.

"Mi desprecio más rotundo, más absoluto, para las organizaciones corporativas de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que están haciendo un lobby infecto, asqueroso, para que no se reconozca a las víctimas que ellos mismos han generado", añadió.

El representante de EH Bildu aseguró que sus palabras respondieron al hecho de que éstos le insultaron y le hicieron un gesto con los dedos, como apuntándole con una pistola, mientras que miembros de Jusapol aseguraron que solo representaron la letra J del sindicato, que utilizan como símbolo en sus movilizaciones por la equiparación salarial.

Este jueves por la mañana, Arzuaga, acompañado por su abogada Jone Goirizelaia, ha formalizado su querella en los tribunales contra las personas que el pasado 4 de abril acudieron en calidad de invitadas al Parlamento en representación de los sindicatos policiales Jusapol y Jucil.

Según apunta en su escrito Arzuaga, estos sinducatos, junto al PP, "provocaron incidentes" cuando él, "en el ejercicio de sus funciones como miembro del Parlamento, trataba de explicar la posición política" de EH Bildu en relación con la Ley de víctimas de abusos policiales.

En este sentido, asegura que los representantes de Jusapol y Jucil, que estaban en la tribuna de invitados, se dirigieron a él "colocando sus dedos a modo de pistola", mientras proferían contra él "frases y gestos despectivos".

Además, subraya que, una vez finalizado el debate, dieron una rueda de prensa en la que "le imputaron "un delito de utilización de violencia, así como de integración en ETA", lo que "derivó, luego, en las redes sociales en una campaña de amenazas graves e insultos" contra su persona, "que empujó a la Mesa del Parlamento a hacer una declaración pública de apoyo al parlamentario de EH Bildu y de rechazo de los insultos y amenazas".