Irán acusa a EE.UU. de provocar la inseguridad en el golfo Pérsico

Teherán denuncia que "vienen desde el otro lado del mundo a nuestra casa para crear problemas"

18.04.2020 | 00:21
Imagen tomada desde el buque de EE.UU. que muestra a uno de los barcos iraníes. Foto: Efe

 El ministro iraní de Defensa, el general Amir Hatamí, consideró ayer que "la presencia ilegal" de tropas estadounidenses en el golfo Pérsico es la razón principal de cualquier incidente en esta estratégica región.

"Lo que conduce a la inseguridad en la región del golfo Pérsico es la presencia ilegal y agresiva de los estadounidenses", subrayó el titular de Defensa en declaraciones a la prensa durante un desfile en Teherán con motivo del Día del Ejército.

Hatamí, citado por la televisión estatal, acusó a Estados Unidos de venir "desde el otro extremo del mundo" hasta las fronteras iraníes y realizar "afirmaciones infundadas sobre la seguridad" en la región.

Estas declaraciones se produjeron después de que a última hora del pasado miércoles el Mando Central de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos (CENTCOM) anunciara que once embarcaciones de la Guardia Revolucionaria iraní se aproximaron a buques de guerra estadounidenses en el golfo Pérsico.

Maniobras peligrosas El CENTCOM calificó estos movimientos de la Guardia Revolucionaria, designada grupo terrorista por Washington el año pasado, de "peligrosos" y explicó que los barcos iraníes realizaron estas maniobras durante una hora aproximadamente y llegaron a acercarse a menos de diez metros de uno de los buques estadounidenses.

En este sentido, el Gobierno iraní rechazó ayer estas acusaciones sobre unas acciones "de hostigamiento" y recalcó que es la presencia de las fuerzas estadounidenses en la zona la que incrementa la inseguridad.

La tensión entre Teherán y Washington escaló dramáticamente en el golfo Pérsico el año pasado al registrarse en esa zona una serie de incidentes de seguridad entre mayo y septiembre de 2019.

Washington ha denunciado en repetidas ocasiones los actos de sabotaje de Irán a navíos militares y comerciales en el Pérsico, algo que Teherán siempre ha rechazado excepto en aquellos casos en los que ha reivindicado la autoría de acciones contra objetivos estadounidenses en esas aguas.

Las autoridades iraníes han insistido en que las fuerzas estadounidenses deben abandonar la zona, un punto que remarcó el jueves el ministro de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, en un tuit que llamó "recordatorio anual".

Zarif volvió a publicar un mensaje de agosto de 2018 en el que indicó: "La Marina de EE.UU. no puede encontrar su camino alrededor de nuestras aguas (...) Tal vez no sabe lo que está haciendo en nuestro patio trasero, a 7.000 millas de casa".

En la misma línea, el ministro de Defensa iraní afirmó ayer que el golfo Pérsico es la "casa" de los iraníes: "La población iraní es perspicaz y sabe quién tiene razón. Estamos en casa y ellos han venido desde la otra parte del mundo para crear problemas a los países de la región amenazando e imponiendo sanciones".

La retirada de Washington en 2018 del acuerdo multilateral nuclear con Teherán y su reimposición de sanciones fueron la chispa que incrementó el tradicional conflicto bilateral.

Además, ambos países estuvieron a punto de entrar el pasado mes de enero en una confrontación directa tras asesinar Estados Unidos en un bombardeo en Bagdad al poderoso general de la Guardia Revolucionaria, Qasem Soleimaní.

La clave

Repliegue militar. Desde el asesinato de Soleimaní en enero, las represalias de las milicias iraquíes aliadas de Teherán se han incrementado. Eso, sumado a la presión política para que EE.UU. retire a sus tropas, ha motivado el repliegue de los 5.200 soldados estadounidenses que antes se distribuían en doce bases, a las dos principales.