rueda de reconocimiento

La víctima de la violación de Bilbao no identifica a dos de los acusados

Uno de los investigados que pasaron por la rueda de reconocimiento se encuentra en prisión

09.02.2020 | 12:57
Patrulla de la Ertzaintza, en el Parque Etxebarria.

Uno de los investigados que pasaron por la rueda de reconocimiento se encuentra en prisión

Bilbao - Dos de los seis investigados por la agresión sexual a una joven de 18 años en el Parque Etxebarria de Bilbao el pasado 1 de agosto se sometieron ayer a una rueda de reconocimiento, en la que la víctima no pudo identificarlos. El Juzgado de Instrucción número 4 de Bilbao empezó a practicar ayer las ruedas de reconocimiento a petición de la Fiscalía, que se completarán hoy con tres de los investigados por la agresión sexual, según informaron fuentes judiciales.

Los dos acusados que pasaron ayer por la rueda de reconocimiento fue uno de los dos detenidos que permanecen en prisión y uno de los cuatro investigados que fueron puestos en libertad con medidas cautelares, y que deben comparecer a diario en el Juzgado.

El sexto detenido por la agresión sexual, que permanece en prisión y que no pasará esta rueda de reconocimiento en el juzgado, ya fue claramente identificado por la víctima ante la Ertzaintza por un tatuaje de un búho muy visible en su cuello. El segundo encarcelado tenía arañazos en la espalda que le habría producido la víctima defendiéndose de la agresión sexual, según declaró la joven.

La jueza instructora del caso está a la espera de recibir los resultados de las pruebas de ADN practicadas a los detenidos y de completar el visionado de las grabaciones de cámaras de seguridad para confirmar o modificar la situación judicial de los investigados.

Los dos figurantes de la rueda de reconocimiento estaban citados a las once de la mañana en los juzgados y pasaron por ella, uno de los cuatro acusados que se encuentra en prisión, y otro que se encuentra en libertad con medidas cautelares y que llegó acompañado al juzgado de un ertzaina a las 11.25 horas de la mañana. Alrededor de una hora después, pasadas las doce del mediodía, abandonó las dependencias judiciales.

Hasta el juzgado, como cada día desde que la jueza decidió su personación diaria como medida cautelar, también acudió el resto de los acusados que deben presentarse diariamente a firmar. Hacia las diez de la mañana lo hizo uno de ellos en solitario, mientras que los otros dos acudieron en torno a las 11.45 horas. Hoy están citados por la Fiscalía para pasar también una rueda de reconocimiento.

Los hechos por los que están acusadas estas seis personas ocurrieron en la noche del pasado 1 de agosto. Al parecer, la joven había quedado con uno de los detenidos a través de las redes sociales, y, al llegar al Parque Etxebarria, intentó huir al ver al grupo.

La joven acudió al hospital de Basurto acompañada por su madre, y, desde el centro sanitario, activaron el protocolo establecido en estos casos. La colaboración entre la Policía Municipal y la Ertzaintza, que contaban con la descripción de algunos de los presuntos agresores facilitada por la víctima, permitió la detención de seis individuos, de entre 18 y 36 años de edad, como presuntos autores de la agresión sexual.

Violaciones grupales Por su parte, la directora de Emakunde, Izaskun Landaida, señaló ayer que las violaciones grupales ya "eran una realidad que se estaba dando" y, de hecho, una de cada tres se comete por más de un hombre, si bien "probablemente no se denunciaba" y el caso de Sanfermines propició que "se denuncie más" estas agresiones.

Preguntada en Radio Euskadi obre la polémica suscitada por la puesta en libertad de algunos de los sospechosos de la agresión sexual grupal de Bilbao y la petición de endurecimiento de penas por estos delitos, Landaida insistió en que el problema hay que abordarlo desde diferentes ámbitos e "ir a la raíz de la falta de igualdad". En esta línea, mostró sus "dudas" de que, con el endurecimiento las penas, se vaya a conseguir la eliminación de este tipo de situaciones "si no trabajamos en valores, en interiorizar que las personas somos iguales en derechos y que las relaciones tienen que estar basadas en el respeto, la autonomía y la libertad, y no la sumisión".

Según aseguró en la misma entrevista la directora de Emakunde, "el problema es realmente complejo y hay que abordarlo desde diferentes ámbitos", entre ellos el de la seguridad pero también seguir trabajando en sensibilización y prevención "desde edades tempranas". - DEIA / Efe