Historias de... ENRIQUE GAVILÁN

Ilusiones truncadas

‘Cuando no puedas más’ es el relato de la crisis personal vivida por un médico de pueblo. Enrique Gavilán presentó ayer su sincera historia en el Colegio de Médicos de Bizkaia

09.02.2020 | 21:00
Gavilán con su libro ‘Cuando ya no puedas más’, en la sede del Colegio Oficial de Médicos de Bizkaia, en Bilbao.Foto: Haizea Berrocal

‘Cuando no puedas más’ es el relato de la crisis personal vivida por un médico de pueblo

LAS intrahistorias de la historia de este viaje interior que el doctor Enrique Gavilán hizo desde su profesión a su interior están perfectamente reflejadas en este Cuando ya no puedes más (Anaconda Editions) que nos pone ante quienes no somos médicos de atención primaria (AP) en una zona rural frente a un mundo cuyo deterioro es alarmante, sirviendo al mismo tiempo de ayuda para entenderlo.

En nuestra sociedad más cercana se ha invertido con harta frecuencia el orden de valores sobre las expectativas que genera estudiar Medicina y ser médico. En muchas ocasiones se estudia Medicina porque se tiene buenas notas, no necesariamente vocación, en lugar de intentar conseguir buenas notas porque se tiene vocación. Como consecuencia, cuando un médico llega a su consulta y no es precisamente un neurocirujano en un hospital de primera, sino un fantástico médico de primaria en un pueblo y se encuentra de oidor y terapeuta para cosas livianas y, además, se ve inmerso en todo un mundo administrativo de recortes, de privatizaciones, de caos organizativo y hasta en ciertos momentos de la deshumanización de la propia sanidad, siente que todo su mundo de expectativas profesionales se trunca y en algunos casos incluso acaba derrotando a la persona, porque lo vive sola. Esta secuencia de hechos es terriblemente repetida por la inmensa mayoría de los médicos de AP en zonas rurales. Y es en este punto donde el doctor Enrique Gavilán sirve de enganche a los demás porque tuvo la valentía de pedir ayuda, "superar su hundimiento" y al final para placer de todos contarnos esta dolorosa experiencia. Placer de todos y todas y referencia para tantos y tantos médicos, que han pasado o están pasado por su misma situación.

"Mi historia podría parecerse a la vivida por otros facultativos y profesionales de distintos sectores, como la educación. La vocación y el entusiasmo iniciales, el deseo de poner a los pacientes por delante de todo, de rechazar las presiones de las farmacéuticas... Todo eso de repente se tambalea", explica a DEIA, el doctor Gavilán. "Cuando una persona se ve aquejada por lo que la OMS ha etiquetado como burnout (síndrome de estar quemado) está muy sola", reconoce.

Médico por accidente, Gavilán ha trabajado en condiciones de precariedad como becario de investigación, como docente, como médico, en distintas clínicas privadas, en una cárcel, en consultorías rurales, en las urgencias de varios hospitales y una ambulancia. Ahora, ejerce como escuchante e interpretador de historias clínicas, es decir, de médico de pueblo. "Me he reencontrado con mi vocación de médico ejerciendo en Mirabel, a 20 kilómetros de Plasencia; estoy feliz con mi trabajo, con el equipo y los pacientes", dice sonriente.

Pero recuerda, como si fuera hoy, cuando empezó hace cuatro años a escribir su manuscrito. "Fue algo espontáneo; necesitaba escribir para ordenar mis ideas, muy confusas tras varios años de mucha quemazón profesional. Fue mi tabla de salvación", reconoce. El libro cuenta las dificultades para encontrar ayuda cuando te sientes tan mal por tu trabajo, los sucesivos intentos para superar esta situación y cómo al final logró reconciliarse con su profesión tras mucho esfuerzo y sufrimiento.

Seguramente, el tránsito vital, personal y profesional que describe Enrique Gavilán sea una buena terapia para tantos profesionales en su misma situación difícil en una profesión tan delicada y vocacional, pero además a todos nos aportará un conocimiento más humano de las grandezas y miserias de una profesión tan admirable y para todos tan necesaria.

noticias de deia