Cómo se usa el GPS

17.07.2021 | 01:02
Cómo se usa el GPS

En el mercado hay una larga lista de aplicaciones GPS y algunas se especializan en montaña, mar o en encontrar los llamados 'hotspot' para realizar nuestro deporte favorito. Nosotros vamos a centrarnos en los dos más populares: Google Maps y Waze

muchas veces cuando veo a algún amigo con un móvil antiguo, pero antiguo, antiguo, le suelo interrogar si realmente no cree que ha llegado la hora de comprar uno nuevo, con más velocidad, capacidad o una mejor cámara o pantalla. La respuesta es siempre la misma, "para lo que lo uso, ya tengo suficiente". El problema de los móviles antiguos es que son incapaces de cargar o actualizar aplicaciones que son fundamentales, que muchas veces suponen calidad de vida y a las que estamos renunciando porque ni siquiera las hemos podido probar. Una de esas aplicaciones es la de GPS o mapas, que muchos usuarios no son capaces de aprender a utilizar, no por desgana o complejidad, sino porque el móvil no da más de sí y es incapaz de cargar el sistema cartográfico. A todos aquellos que no habéis utilizado el GPS de vuestro teléfono, os animo a utilizarlo y los que lo intentéis y os salga el mensaje de no es posible actualizar esta aplicación o insuficiente espacio en el dispositivo, deciros que es la hora de comprar uno nuevo.

En el mercado hay una larga lista de aplicaciones GPS y algunas se especializan en montaña, mar o en encontrar los llamados hotspot donde poder realizar nuestro deporte favorito, como surf, escalada o senderismo. Nosotros vamos a centrarnos en los dos más populares: Google Maps y Waze. Los dos cumplen con los requisitos básicos que le tenemos que pedir a un navegador. Que sus mapas estén actualizados con las últimas obras y obstáculos que podemos encontrar por el camino. Y que no dependamos de los datos, sino que podamos descargar en casa nuestros mapas y poderlos utilizar sin conexión a Internet, esto además nos puede hacer ahorrar batería. Lo bueno de permanecer conectado a Internet es que nos pueden dar determinadas informaciones en tiempo real: si hay un accidente en nuestra ruta, si se ha producido un desvío o la posibilidad de que busque una ruta alternativa porque más adelante tenemos un atasco.

Lo bueno de Google Maps es que va asociado a la información de Google, de los comercios locales y que usa los datos de los usuarios que en ese momento lo están utilizando para darnos todo tipo de informaciones. Gracias a la información de los negocios no solo podemos fijar la ruta o saber cuándo abre o cierra una tienda, también nos avisa de si es una buena hora porque el comercio está muy lleno o si ese día es una fiesta local y permanece cerrado. Waze es el GPS de los conductores. Utiliza un juego para que sus usuarios vayan pulsando sobre la pantalla, indicando cualquier incidencia que hay sobre la vía, lo que permite a los demás que estén informados en tiempo real si hay un atasco o un accidente. A Maps le puedes pedir que te lleve por la ruta más bonita, en la que puedas encontrar más monumentos o mejores restaurantes y a Waze, que te busque el camino más corto, que te lleve a la gasolinera o a un taller o que te avise mediante mensajes de voz de donde hay un radar. Son dos modos diferentes de utilizarlos y yo muchas veces combino los dos, en función de lo que necesite en ese momento.

Y recuerda, el navegador no es solo para viajar en coche, lo podemos usar para no perdernos caminando por una ciudad, consultar combinaciones de transporte público, planos de metro o encontrar una farmacia de guardia o un restaurante ya que funcionan como un buscador. El GPS es una herramienta que mejora la calidad de vida.

@juandelaherran

noticias de deia