'El incendio': una serie redonda en cuatro capítulos

Filmin emite otro ejemplo de la sólida ficción británica: una historia de investigación y también un análisis social

22.05.2020 | 09:08
Cush Jumbo y David Tennant, los protagonistas.

Madrid- Con tan solo cuatro episodios, sin artificios ni grandes efectos especiales, El incendio ha llegado a Filmin como un ejemplo más de la sólida ficción británica. Una historia de investigación pero también un análisis social de una pequeña población a través de la reacción de sus miembros a unos hechos terribles. Una serie protagonizada por David Tennant, Matthew McNulty, Anna Madeley y Cush Jumbo, que recupera su acento británico real tras hacerse popular como la abogada Lucca Quinn en la serie estadounidense The Good Fight. La acción se desarrolla en un precioso pueblo escocés, donde todos sus habitantes parecen llevar una vida agradable y sencilla. Tom es el médico de familia, está casado con Kate, una de las maestras de la escuela, y tienen tres hijas pequeñas. Sus mejores amigos son Steve, policía, y Jess, otra profesora. Pero cuando se produce un incendio y mueren la mujer e hijas de Tom, todo cambia. A partir de ahí la serie podría haberse convertido en una historia más de investigación, en un thriller al uso, pero la búsqueda del culpable se desarrolla en paralelo al descubrimiento del lado frágil, débil e incluso retorcido, que tiene la mayoría de los personajes.

Las fantásticas interpretaciones de los protagonistas, pero también de los secundarios, son la clave para dotar de un tremendo realismo a los guiones de Daisy Coulam, una apasionada de las series documentales sobre crímenes. "El problema que veo -explica en un comunicado de Filmin es que siempre se centran en la figura del asesino. Mi objetivo era analizar por qué ocurren estos sucesos y retratar a la víctima como la persona real que es". Y a la vez que retrata a la víctima, Kate, a través de continuos flashbacks en los que se pueden ver sus relaciones con el resto de los protagonistas, también traza a la perfección la personalidad de cada personaje de la historia. Así, Tom aparece como frío, perfecto y con ciertos ataques obsesivos; Steve como un celoso, hiperprotector y con fuertes remordimientos, y Jess como la en apariencia más equilibrada y humana del grupo.

Junto a la investigación de las muertes, aparecen historias paralelas, como los intentos de Steve y Jess por tener un hijo; la relación de Tom con su madre; los problemas psicológicos de Kate o la amistad inquebrantable que tenían Kate y Jess, lo que da a la serie un fuerte componente social y hace que El incendio no se decante por ningún género concreto. - Alicia García de Francisco