Tribuna abierta

Inteligencia de las emociones

Las emociones no son solo el combustible que impulsa el mecanismo psicológico de una persona que razona, sino que son partes, altamente complejas y desordenadas del propio razonamiento de esa persona

26.12.2019 | 06:19

EL poder del ojo del corazón, que produce perspicacia, es muy superior al poder del pensamiento, que produce opiniones", escribió el gran teórico y filósofo económico británico Ernst Friedrich Schumacher en su meditación de 1973 sobre cómo determinamos qué conocer y qué saber. Estaba respondiendo al poeta y filósofo persa Rumi que, siete siglos antes, ensalzó "el ojo del corazón" como capaz de ver "setenta veces más" que los "ojos sensibles" del intelecto.

A medida que los científicos contemporáneos continúan arrojando luz sobre cómo nuestras emociones afectan nuestra susceptibilidad a las enfermedades, cada vez está más claro que nuestras vidas emocionales están equipadas con un tipo especial y no despreciable de inteligencia corporal y cognitiva.

La naturaleza de esa inteligencia y cómo podemos aprovechar su poder es lo que Martha Nussbaum, quizá la filósofa más convincente de nuestro tiempo, examina en su magnífico libro sobre la inteligencia de las emociones (Upheavals of Thought: The Intelligence of Emotions, 2001).

El tratado de Nussbaum ofrece un contrapunto lúcido a la vieja idea de que nuestras emociones son simplemente energías animales o impulsos primarios completamente separados de nuestra cognición. Argumenta, en cambio, que son una pieza central de la filosofía moral y que cualquier teoría sustantiva de la ética requiere una comprensión sólida de las emociones.

Mucho está en juego en la decisión de ver las emociones de esta manera, como respuestas inteligentes a la percepción del valor. Si las emociones están impregnadas de inteligencia y discernimiento, y si contienen en sí mismas una conciencia de valor o importancia, no pueden, por ejemplo, ser fácilmente dejadas de lado en relatos de juicio ético, como tantas veces lo han sido en la historia de la filosofía. "Tendremos que lidiar con el material desordenado de la pena y el amor, la ira y el miedo, y el papel que juegan estas experiencias tumultuosas en el pensamiento sobre lo bueno y lo justo", nos dice Nussbaum.

Las emociones no son solo el combustible que impulsa el mecanismo psicológico de una persona que razona, sino que son partes, altamente complejas y desordenadas del propio razonamiento de esa persona. Uno de los argumentos centrales de Nussbaum es que la estructura cognitiva compleja de las emociones tiene una forma narrativa, es decir, las historias que nos contamos acerca de quiénes somos y qué sentimos moldean nuestra realidad emocional y ética.

Esta realidad es la gran función psicológica de la literatura y la razón por la cual el arte puede funcionar como una forma de terapia. Lo que emerge es un manifiesto inteligente para incluir las artes narrativas en la filosofía moral. Pero este aspecto narrativo también significa que nuestras emociones tienen una dimensión temporal que se remonta a nuestras experiencias formativas.

No podemos entender el amor de una persona sin saber mucho sobre la historia de los patrones de apego que se extienden a la infancia de la persona. Los amores pasados ??ensombrecen los vínculos presentes y se instalan dentro de ellos. Esto, a su vez, sugiere que para hablar bien de ellos tendremos que recurrir a textos que contengan una dimensión narrativa, profundizando y refinando nuestra comprensión de nosotros mismos como seres con una historia.

Las emociones parecen estar caracterizadas por la ambivalencia hacia sus objetos. En la misma naturaleza de nuestras relaciones tempranas acecha una combinación moralmente subversiva de amor y resentimiento, que surge directamente del pensamiento de que necesitamos que otros sobrevivan y prosperen, pero que no controlan en absoluto sus movimientos.

Si el amor es así siempre, o incluso comúnmente, mezclado con odio, entonces, una vez más, esto podría ofrecernos algunas razones para no confiar en las emociones en la vida moral, sino en la guía más impersonal de las reglas del deber.

En un sentimiento que el psicoanalista Adam Phillips llegaría a repetir más de una década después al examinar el papel esencial de la ambivalencia en el amor, Nussbaum señala el caso particular del romance como una manifestación aguda de esta ambivalencia:

"Por lo general, se pensó que el amor personal era demasiado maravilloso para eliminarlo de la vida humana; pero también ha sido visto (no solo por los filósofos) como una fuente de gran peligro moral debido a su parcialidad y la forma extrema de vulnerabilidad que conlleva, lo que hace que una conexión con los celos y la ira sea prácticamente inevitable".

Y, sin embargo, la necesidad, argumenta Nussbaum, es fundamental para nuestro proceso de desarrollo como seres humanos. Al igual que la frustración es esencial para la satisfacción, la necesidad se vuelve esencial para nuestra sensación de control: el proceso de desarrollo implica muchos momentos de incomodidad y frustración.

De hecho, una cierta frustración de las necesidades del bebé por las idas y venidas del cuidador es esencial para el desarrollo, ya que si todo siempre fuera dado simplemente antes de la incomodidad, el niño nunca probaría sus propios proyectos de control. La crianza emocionalmente hábil y temprana en la vida despierta al niño a una sensación simultánea de ser omnipotente y ser completamente dependiente.

Pero un buen desarrollo permitirá el relajamiento gradual de la omnipotencia a favor de la confianza, a medida que el niño aprende a no avergonzarse de la necesidad y deleitarse positivamente en la interacción sutil, lúdica y creativa de dos seres imperfectos.

Una intolerancia a la imperfección y a la humanidad básica de nuestra propia necesidad puede obstaculizar nuestra propia capacidad de conexión y hacer que nuestras emociones aparezcan como eventos ocultos e incomprensibles que nos sobrevienen en lugar de una forma singular de nuestra inteligencia natural.

Las emociones de la vida adulta a veces se sienten como si surgieran de la nada, de maneras que no coinciden con nuestra visión actual de nuestros objetos o su valor. Esto será especialmente cierto para la persona que mantiene algún tipo de autodefensa falsa, y que, en consecuencia, está fuera de contacto con las emociones de la necesidad y la dependencia, o de la ira y la agresión, que caracterizan al verdadero yo.

Nussbaum regresa a la estructura narrativa de las emociones y explica cómo la narración de historias puede ayudarnos a reconectar nuestra relación con la necesidad. La comprensión de cualquier emoción individual es incompleta a menos que su historia narrativa sea captada y estudiada por la luz que arroja sobre la respuesta actual.

Las obras de arte narrativas son importantes por lo que muestran a la persona que está ansiosa por comprender las emociones; también son importantes por lo que afectan a la vida emocional. Conforme pasa el tiempo, se profundiza en el mundo interno; se convierte en un lugar para el esfuerzo creativo individual y, por lo tanto, para confiar en la diferenciación del yo del mundo.

Nussbaum explora cómo las artes narrativas pueden remodelar nuestra constitución psicoemocional y cómo la comprensión de la inteligencia de las emociones puede ayudarnos a navegar el desorden del dolor, el amor, la ira y el miedo, y cómo vivir con nuestra fragilidad humana y entender lo que la infancia nos enseña sobre el riesgo, el fracaso y el crecimiento personal.

Esto ya sugiere un papel central para las artes en la autocomprensión humana: las obras de arte narrativas de diversos tipos (musicales o visuales o literarias) nos dan información sobre estas historias emocionales que de otro modo no podríamos obtener fácilmente.

Esto es lo que Proust quiso decir cuando afirmó que ciertas verdades acerca de las emociones humanas pueden transmitirse mejor, en forma verbal y textual, mediante una obra de arte narrativa: solo tal tarea mostrará de manera precisa y completa la estructura temporal interrelacionada de la emoción, incluyendo de forma prominente las intermitencias del corazón entre el reconocimiento y la negación de la necesidad.



* United States Fulbright Award Recipient, Doctor por la New School for Social Research de Nueva York