Telele

No hemos aprendido

09.02.2020 | 07:05
Columnista José Ramón Blázquez.

el plural es un refugio compasivo, porque debería decir "no han aprendido". ¿Quiénes? Los regidores de la tele que promueven subproductos nocivos y los espectadores que los consumen. Veamos. A los 27 años del suceso, Netflix nos ha obsequiado con la serie documental El caso Alcàsser, cinco horas que retratan las miserias mediáticas y la estupidez social de la época. ¿Han cambiado las cosas en el seguimiento de crímenes y violencia sexual? Nada, estamos donde estábamos y si entonces ejercieron de oficiantes del sufrimiento Nieves Herrero, Pepe Navarro y Paco Lobatón, ahora están Ana Rosa, Nacho Abad y Manuel Marlasca para propagar iguales aberraciones. Y, por supuesto, millones de personas beben con delectación, hoy como ayer, la inocente sangre derramada. ¡Ah, la gente, la buena gente!

Después del aquelarre montado con Miriam, Desirée y Toñi vinieron alevosos relatos con Wanninkhof, Bretón, Marta del Castillo, Diana Quer, Sandra Palo y el niño Gabriel, uno tras otro, hasta el reciente de Julen, que cayó al pozo. La Quintana quiso ser la primera en agitar el cadáver del crío en la madrugada del 26 de enero. El documental sobre Alcàsser es tan exhaustivo que le sobran dos horas. Lo aclara todo, menos el misterio del monstruo Anglés y la probabilidad de culpables impunes.

Podría haberse titulado Sexo, mentiras y cintas de vídeo, como el mítico film. Quien fuera padre coraje, Fernando García, y el periodista Juan Ignacio Blanco reciben su justo vilipendio. Y si al menos Lobatón ha tenido la decencia de disculparse, los demás de aquel bochorno -Pepe Navarro, Nieves Herrero, Campo Vidal y Olga Viza- se han escondido. TVE, Antena 3, Telecinco y Canal 9 nunca se retractaron. Baste el dato actual de que Telecinco, campeona de la telebasura, es la más vista en España. También en Euskadi: hecho diferencial vasco.