Más que palabras

Justicia de ayer? y hoy

09.02.2020 | 21:01
Columnista Javier Vizcaino

CONFORME a lo previsto, los iluminados jurídicos de guardia cacarean que la anulación de la sentencia contra Juan María Atutxa, Gorka Knörr y Kontxi Bilbao es la prueba del funcionamiento del Estado de Derecho a pleno pulmón. No faltan los tocaentrepiernas que añaden que la decisión del Supremo no implica la inocencia de los arrastrados por el fango y ahora compensados con una palmadita en la espalda. Y, como colofón, algún que otro memo con balcones a la calle tuitea que el perjuicio tampoco fue para tanto y que vaya ganas de exagerar por una inhabilitación de nada. Pena que al fulano en cuestión no le caiga mañana mismo una persecución judicial por tierra, mar y aire de la que tenga que defenderse con sus propios medios y que no pueda quitarse de encima hasta pasados tres lustros.

Todo eso, para más tristeza, rascado entre el ínfimo eco que la noticia ha tenido en lo que Xabier Arzalluz llamaba "allende Pancorbo". En la hora de lo que debía ser la restitución de su honor, se han secado aquellos ríos de tinta y babas tóxicas que corrieron en el fragor del acoso y derribo de los tres miembros de la Mesa del Parlamento Vasco que hicieron lo que les dictaba su deber y su conciencia. Bien es cierto que a estas alturas no nos sorprende en absoluto la sordina incluso de los medios que pasan por la releche de la progritud. El asunto que se dilucidaba no es un vestigio del pasado remoto. En este preciso instante, la Brunete togada española tiene su artillería desplegada contra otra institución, el Parlament de Catalunya, que defiende su derecho, no ya a legislar, sino simplemente a debatir. La Historia se repite.