Barbacoas :: Grupo Noticias

"Cualquier excusa es buena para encender la barbacoa"

Oihana Prado |

Para Iñigo, Iker y María Jesús el verano huele y sabe a barbacoa. Txuletas, hamburguesas, txistorra e incluso T-bone de vaca "vieja y gorda" no quedan igual al calor de las brasas. Nos cuentan cómo les gusta asar la carne y nos desvelan algún que otro truco para dominar el arte de la parrilla.

Iñigo Aspiunza - Plentzia, Bizkaia

Iñigo Aspiunza ha reunido este fin de semana a la familia en su casa de Plentzia donde han dado buena cuenta de seis txuletones de 1,5 kg.

Iñigo Aspiunza trabaja en Bilbao, pero vive en Plentzia (a media hora en coche), en un bonito caserío restaurado que data de 1914, con paredes de piedra y vigas de roble. Un bucólico lugar, donde la pandemia ha sido más llevadera. "Tenemos un txoko, con barbacoa de carbón y horno de leña, y un terreno majo. No quiero imaginarme cómo hubiera sido el confinamiento en un piso. La verdad es que nos sentimos afortunados".

Iñigo consulta la predicción meteorológica los días previos al fin de semana, y basta con que no llueva para que se anime a prender el carbón. "Ahora en verano, disfrutamos mucho de nuestra casa en compañía de amigos y familiares". Para este sábado tiene nada menos que seis buenas txuletas de vaca "vieja y gorda" de kilo, que asará en su parrilla de carbón. Para Iñigo, lo de la barbacoa es toda una ciencia: "Lo importante es saber manejar la brasa. Utilizo carbón de encina, porque le da un aroma muy bueno a la txuleta y aguanta mucho mejor el calor".

Para encender la brasa, tiene un truco infalible: "Utilizo cajas de fruta de madera, las desarmo, hago una especie de pirámide, le pongo carbón por encima y prendo con soplete", desvela.

Iker Garate - Zerain, Gipuzkoa

Iker Garate y su familia disfrutan de lo lindo en el terreno que tienen en Zerain donde organizan celebraciones y hasta acampadas.

Dice el guipuzcoano Iker Garate que "cualquier excusa es buena para encender la barbacoa". Y añade entre risas: "Solo me falta hacer el desayuno a la parrilla". Iker y su familia viven en Ordizia y hace tres años adquirieron un bonito terreno en Zerain (a unos 15 minutos de su pueblo), donde organizan parrilladas con familia y amigos, y hasta acampadas. "A los niños les fascina estar alrededor de la hoguera, contar las estrellas, dormir en la tienda de campaña…".

Expresa que llevaba tiempo buscando algo así, algo que le diera la oportunidad de disfrutar de la naturaleza. "Nos encanta pasar tiempo allí, rodeados de naturaleza y disfrutando el momento, sin prisas". Es allí donde además de huerta, gallinas, tiene un merendero con 40 jóvenes árboles frutales y su parrilla de carbón.

Padre de dos niños de 6 y 3 años, el pasado fin de semana han celebrado el cumpleaños de la mayor, que como no podía ser de otra manera, ha sido el pretexto perfecto para comer unas buenas txuletas a la brasa. "La de este fin de semana, concretamente, era una pieza de 1,5 kilos nada menos", aclara.

Además de txuleton, a Iker le encanta cómo quedan las hamburguesas: "Quedan jugosísimas, mucho mejor que en la plancha". Y para abrir boca, unas verduras, a la parrilla como no podía ser de otra manera, y una txistorra, de cerdo y también de vaca, bien desgrasada. Utiliza una barbacoa de carbón y su truco para hacer fuego es utilizar unas pastillas de encendido ecológicas a base de madera prensada que, advierte Iker, "no producen olores ni humos desagradables".

El T-bone es un corte cada vez más apreciado que debe su nombre al hueso en forma de T que resulta de cortar la pieza que contiene el solomillo y el chuletón, y que pesa 1 kilo aproximadamente.

María Jesús Jauregui - Lekunberri, Nafarroa

Fin de semana y buen tiempo son sinónimo de una bonita jornada de barbacoa en casa de María Jesús, en Lekunberri, donde niños y mayores disfrutan de una buena parrillada y un refrescante chapuzón.

"Lo que nos falta es tiempo para encender la barbacoa", cuenta María Jesús Jauregui, desde su casa de Lekunberri. Y es que regentan una empresa de instalación de piscinas, un sector que en el periodo estival, y más aún a raíz de la pandemia, atraviesa un boom. "No paramos de trabajar. Ahora, en verano, no es raro que suene el teléfono a cualquier hora porque no funciona la depuradora o por cualquier otra incidencia". Cuenta que el furor por las piscinas no ha hecho más que ir a más, "porque ahora todo el mundo quiere poder disfrutar de su casa y quien tiene algo de espacio exterior lo quiere aprovechar al máximo".

Para María Jesús el fin de semana es el mejor momento para asar un buen lomo de vaca "vieja y gorda" que suele encargar en la tienda online de Txogitxu (www.txogitxu.com/es/tienda): "Para este fin de semana, que tengo a la familia en casa, he encargado un lomo entero que pesa unos 23 kilos. A veces encargo las txuletas cortadas, pero en esta ocasión, como tenía prisa, me he atrevido a hacerlo yo misma", comenta. Hace poco, comenta María Jesús, han descubierto otra pieza "exquisita": el T-bone. Se trata de un corte cada vez más apreciado que debe su nombre al hueso en forma de T que resulta de cortar la pieza que contiene el solomillo y el chuletón, y que pesa 1 kilo aproximadamente.

El encargado de la barbacoa es su marido y confiesa María Jesús que en su casa las parrilladas no son exclusivas del periodo estival: "En invierno, ponemos una parrilla en la chimenea de casa y además de que la carne queda buenísima, es muy cómodo porque la chimenea absorbe los olores y los humos".

Temas relacionados