Aniversario fin de ETA :: Grupo Noticias

Gerora begira

Por Gaizka Navarlaz

Apesar de que la mayoría de veces no nos acordamos de lo que veíamos y dejábamos de ver cuando teníamos cuatro, cinco y seis años, todavía recuerdo aquellos obligados teleberris a la hora de comer. “Que no cambies”, “que lo que va a salir es importante”, decía mi aita cuando intentaba cambiar la cadena y poner algo que me entretuviera de verdad. Pero ahora entiendo por qué era tan importante ponerlos.

Todavía recuerdo las impactantes imágenes -aquellas que se te quedan para toda la vida- cuando mostraban las escenas del lugar donde ETA acababa de cometer un atentado. Mientras en las escuelas nos enseñaban a convivir en valores democráticos, a las afueras un grupo armado que decía hablar y actuar en nombre de Euskal Herria mataba por razones ideológicas y con el fin, decían, de construir un país libre y democrático.

Desde luego, las raíces de lo que se quería construir eran de todo menos democráticas. Hoy, diez años más tarde de que ETA anunciara el cese definitivo de la violencia, todavía encontramos actuaciones que chocan con el discurso del respeto, la memoria y la reparación y que provocan alejarnos de las sociedades más democráticas del mundo. Porque el respeto es el principio básico de cualquier democracia, y con los ongietorris en la vía pública (actuaciones que homenajean a expresos de ETA) ni se respeta a las víctimas y sus familiares, ni se repara el daño causado.

El impulso desde las instituciones que se inició con el gobierno del cambio liderado por Uxue Barkos en 2015 avanza con firmeza y desde mayorías democráticas hacia el horizonte que aquellos decían defender, una parte de la sociedad que todavía hoy no es capaz de mirar hacia adelante. Si no caminamos de la mano, tardaremos años en poder decir orgullosos y orgullosas que construimos una sociedad desde el respeto, la convivencia y los valores democráticos que una gran mayoría de la sociedad defiende.

Si no caminamos de la mano, tardaremos en decir orgullosos que construimos una sociedad desde el respeto y la convivencia

Gaizka Navarlaz

Biharko Nafarroa ez da edozein eratan eraikitzen. Guztiok ipini behar dugu gure partez gure seme-alabei gizarte duin eta eredugarri bat utzi nahi badiegu. Lortuz gero, ziur naiz Europako eta munduko demokrazia eredugarriez gertuago izango garela. El autor es presidente Gazteok Bai y miembro de GeroaSB