CaixaBank y Bankia negocian su fusión

La unión de las dos entidades que buscan reforzarse ante la crisis de la covid, constituiría el mayor banco del estado, con más de 650.000 millones en activos

04.09.2020 | 07:46
El presidente y el consejero delegado de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri y José Sevilla, y el presidente y consejero delegado de CaixaBank, Jordi Gual y Gonzalo Gortázar

CaixaBank y Bankia negocian una fusión. Ambos grupos buscan conformar una alianza para reforzarse ante la posibilidad de que la crisis económica derivada de la pandemia sea más larga de lo esperado. El grupo resultante contaría con activos por 650.000 millones y se colocaría con diferencia como el mayor banco del Estado español.

Ambas entidades financieras han empezado a trabajar esta eventual fusión, según ha adelantado este jueves noche El Confidencial y han confirmado fuentes financieras. Estas fuentes indican que aún no hay una decisión tomada al respecto. Ninguna de estas entidades han hecho comentarios.

Bankia está controlada desde 2012 por el Estado español, a través del Frob (Fondo de Resolución Ordenada Bancaria). Actualmente, y tras dos colocaciones de acciones, ostenta un 61,8% de las acciones del banco que preside Jose Ignacio Goirigolzarri. Bankia recibió ayudas públicas durante el rescate por valor de 24.069 millones, de las que el Estado ha recuperado unos 3.000 millones. Según El Confidencial el Estado pasaría a tener un 14% del grupo reusltante y sería el segundo accionista.

Criteria Caixa –alma máter de CaixaBank y capitaneada por Isidre Fainé, histórico directivo de la entidad– sería el primer accionista, según Cinco Días. En el nuevo banco obtendría en torno a un tercio del capital. Actualmente ostenta un 40% del banco catalán con la sede social en Valencia.

Caixabank es la entidad que absorbió Banca Cívica (Sistema Institucional de Protección formado por Caja Navarra, Cajasol, CajaCanarias y Caja de Burgos), el 23 de marzo de 2012. El 26 de marzo de 2012, CaixaBank aprobó la integración con Banca Cívica. Según se manifestó, la operación conformaría la entidad líder en el mercado español, con más de 14 millones de clientes y unos activos de 342.000 millones de euros y se expresó que la integración no requería ayudas públicas, ni tenía ningún coste para el resto del sector financiero. Las cajas de ahorros con participación en el capital de Banca Cívica se convertirían en accionistas de CaixaBank con un 3,4% del capital (Caja Navarra (1,0%), Cajasol (1,0%), CajaCanarias (0,7%) y Caja de Burgos (0,7%)).

El 26 de junio de 2012, CaixaBank y Banca Cívica celebraron sendas junta general de accionistas de carácter extraordinario para aprobar la fusión por absorción de Banca Cívica por CaixaBank.