Mundial de ultraciclismo

Desafío mundial en el desierto

La bilbaina Ziortza Villa Disputará el Mundial de ultraciclismo que arranca mañana en California

09.02.2020 | 20:58
La bilbaina Ziortza Villa, en plena acción.Foto: Ziortza Villa

La bilbaina Ziortza Villa Disputará el Mundial de ultraciclismo que arranca mañana en California

LA ultraciclista Ziortza Villa (15-VI-83, Bilbao) disputará mañana y pasado su tercer Campeonato del Mundo de la modalidad en el desierto de Borrego Springs (California). "Me gustaría llegar al podio y mejorar mi marca. Cada año es más difícil, en modalidad femenina la competición va a ser bestial", destaca la vizcaina. La vigente campeona de Europa buscará mejorar sus registros de 2017 (sexto puesto) y 2018 (cuarto puesto).

Con cuatro campeonatos estatales y el reciente oro europeo a sus espaldas, Ziortza Villa ha puesto rumbo a tierras californianas para el reto más difícil: el Campeonato del Mundo de ultrafondo. La prueba es de las más duras que existen en el ciclismo y el deporte en general, ya que no solo se trata de pedalear más rápido que tu rival, sino de aguantar más tiempo sobre la bicicleta. Villa sueña a lo grande de cara a la prueba.

El circuito de Borrego Springs testeará a las competidoras a todos los niveles. "La salida es a las cinco de la tarde, salen varios grupos para no apelotonarse pero luego tienes que separarte diez metros. A las 18.00 ya es noche cerrada y la carrera termina al día siguiente a las 17.00", cuenta Villa. El circuito es rectangular y cuenta con una distancia de 30 kilómetros. Al final de cada vuelta las corredoras pueden ser atendidas por sus equipos y como comenta la vizcaina, la estrategia de cada equipo será la hoja de ruta para saber cuándo descansar y cuándo apretar. "La noche dura 14 horas", comenta la deportista, lo que hace que la carrera sea aún más dura y exigente por las bajas temperaturas nocturnas. Se darán picos en el termómetro que podrían bajar a los tres grados por la noche y, con el amanecer, subir hasta los 30. Ziortza Villa se muestra entusiasmada ante el reto, a pesar de la enorme dificultad que supone pedalear durante tantísimas horas: "Gana quien más kilómetros hace, es una carrera apasionante pero durísima", reconoce.

Muchos factores influyen en un evento de esta magnitud y Villa, fisioterapeuta a tiempo completo además de deportista de élite, admite que ha tenido que combinar su empleo con una dura rutina de entrenamiento. Después del campeonato de Europa, la deportista se tomó un pequeño descanso y después arrancó "un ciclo de tres meses muy específico" de cara a preparar el Mundial. "Estas carreras son tan duras que es muy difícil que todo salga bien, ahora ya lo asumo. En el europeo me salió todo, me siento muy afortunada y me da confianza", destaca. Con una marca de 773 kilómetros, Ziortza Villa batió el récord femenino del Campeonato de Europa el pasado verano en Eslovenia y llegará a California como una de las principales candidatas a terminar en una de las tres posiciones de referencia. "Yo no he sido ciclista toda la vida, vengo de la natación. Nadaba en aguas abiertas y ahí ya era una nadadora de larga distancia. El ultrafondo me ha encontrado a mí, al final no es casualidad", rememora Villa. La deportista ha ido quemando etapas poco a poco, pero de manera progresiva, en el universo del ultrafondo. La ciclista conquistó el récord de España de ultrafondo en 2017 para después dar el salto al Campeonato del Mundo por primera vez aquel año.

Dificultades en el camino A pesar de haber ganado cuatro Estatales y haber participado en dos Mundiales, no ha sido hasta este pasado verano cuando Ziortza Villa ha podido participar por primera vez en un Europeo. En un deporte menos mediatizado y con muchísimas menos ayudas que otros, no es sencillo contar con patrocinadores que te apoyen para poder competir alrededor del mundo: "Soy ciclista profesional, con la seriedad con la que me lo tomo, pero no me puedo ganar la vida con esto. Después de unos años tengo apoyos pero es muy difícil cubrir un calendario como el que me gustaría hacer. Ese es uno de los motivos por los que este año he podido ir por primera vez a un campeonato de Europa".

El reto es mayúsculo para Zior-tza Villa. En una prueba donde decenas de factores pueden entrar en juego con horas y horas de trabajo, la suerte puede ser el detonante decisivo que decante la balanza en California. "Mi objetivo este año era volver al Campeonato del Mundo", cuenta Villa, que este fin de semana peleará por coronarse en el desierto de Borrego Springs.

noticias de deia