Lointek Gernika 70 - Bembibre 45

Maloste disfruta de nuevo con el Lointek Gernika

El Gernika, en el regreso de su afición a la cancha más de siete meses después, pasa por encima del Bembibre y suma su primera victoria

28.09.2020 | 01:13
Roso Buch entra a canasta.

LOINTEK GERNIKA: Cornelius (3), Lo (8), Ginzo (9), Bjorklund (11), Buch (5) -cinco inicial- Díez (0), Arrojo (2), Ivanovic (9), Alberdi (0), Roundtree (6), Ariztimuño (4) y Gomes (13).

BEMBIBRE: Givens (2), Higgs (8), Camara (6), Rhine (16), Naczk (6) -cinco inicial- Rokkanen (0), Palma Jorge (1), Méndez (1), Mongomo (0), Kalin (0) y Brotons (5).

Parciales: 21-16, 38-27 (descanso), 53-34 y 70-45.

Árbitros: Cañigueral Novella, López Lecuona y Hurtado Almansa. Sin eliminadas.

Incidencias: El público regreso a Maloste con la mitad de aforo debido a los protocolos sanitarios.

218 días después, el Lointek Gernika volvió a jugar un partido en Maloste con público. Las pupilas de Mario López no sentían el calor de su afición desde la derrota ante Uni Girona, el pasado 22 de febrero. A pesar de las medidas sanitarias y el aforo limitado en el pabellón vizcaino, el baloncesto regresó a Gernika. Las locales cogieron pronto la batuta del partido y no lo soltaron en ningún momento. La explosión anotadora del tercer cuarto fue decisiva para que la balanza se decantara a favor del Lointek por una diferencia de 25 puntos.

El encuentro arrancó con un intercambio de errores en los tiros hasta que a Laura Cornelius se le ocurrió enchufar el primer triple de la mañana. Las forales combinaron los aciertos en el tiro exterior con intensidad y fuerza en la pintura para forzar faltas. Cuando los triples dejaron de ser una constante, las gernikarras trataron de hilar jugadas para seguir sumando puntos y acabar en cabeza el primer parcial (21-16). Cada jugada era decisiva para el Lointek y no pararon de presionar las posesiones del Bembibre. La escuadra de Pepe Vázquez intentó taponar la hemorragia y, aunque la brecha no era definitiva, la ventaja al descanso invitaba al optimismo en Gernika (38-27).

Lointek Gernika


Las leonesas necesitaban una reacción inmediata para reengancharse al duelo y se empeñaron en pelear el partido. Mediado el tercer cuarto la ventaja local era tan solo ocho puntos. El juego de las gernikarras se atascó y la victoria comenzó a peligrar. Mario López optó en ese momento por dar entrada a Naiara Díez. La presencia de la capitana debía activar al Lointek. Y lo hizo. Los puntos comenzaron a caer e Ivanovic robó el balón en la última jugada del cuarto para forzar una falta justo antes de que sonara la bocina. La escolta serbia anotó los tres tiros y dejó prácticamente sentenciado el choque a falta de 10 minutos (53-34).La ventaja parecía insalvable para el Bembibre. Las leonesas no dieron su brazo a torcer pero nada pudo impedir el primer triunfo del curso del Lointek en la Liga Femenina Endesa. En una campaña que se presagia rara a causa de la pandemia del covid-19, cualquier resquicio es una excusa para celebrar. El regreso del público a Maloste, eso sí, con aforo limitado, ayudó a las forales.