Trompista de la orquesta sinfónica de bilbao

Luis Fernando Núñez: “Schumann decía que la trompa era como el pulmón de la orquesta”

No es usual que un trompista toque como un solista. Luis Fernando Núñez, músico de la BOS, protagoniza hoy y mañana uno de los conciertos de la sinfónica bilbaina

09.02.2020 | 21:00
Luis Fernando Núñez

Luis Fernando Núñez, músico de la BOS, protagoniza hoy y mañana uno de los conciertos de la sinfónica bilbaina

Bilbao - Luis Fernando Núñez inició sus estudios musicales en el Conservatorio de Soria y continuó en el Conservatorio Superior de Música de Nafarroa. Ha tocado durante muchos años en la Banda de Iruñea y en la Banda Municipal de Barakaldo y colaborado con orquestas como la Orquesta Sinfónica de Euskadi o la Sinfónica de Nafarroa. Desde hace cinco años forma parte de la Sinfónica de Bilbao, aunque una buena parte del público habitual a la temporada de la BOS no le reconocerá ya que los trompistas se suelen situar en la última fila de la orquesta.

Hoy y mañana, Luis Fernando Núñez interpretará en el Euskalduna Jauregia como solista el concierto nº 1 para trompa y orquesta en Mi bemol Mayor del compositor alemán Richard Strauss.

No es habitual que en la temporada oficial de una orquesta sinfónica se incluya una pieza para un trompista como solista.

-Los grandes compositores han compuesto más para piano, violín, cello... No hay un gran repertorio para trompa. Hay grandes solistas que se dedican a este instrumento, pero es verdad que no suele ser normal que en las temporadas de las orquestas sinfónicas haya conciertos para trompas. Este va a ser muy especial para mí; además voy a tocar con mis propios compañeros, me da confianza y motivación.

¿Y por qué no se han compuesto apenas conciertos para este instrumento?

-Realmente no lo sé, yo lo achaco a que históricamente se desarrolló bastante más tarde. En la época de Beethoven, de Schumann, en el primer Romanticismo, era un instrumento con bastantes limitaciones melódicas. Pero desde finales del siglo XIX, al incluirse los cilindros, es un instrumento completamente desarrollado.

Quien sí compuso música para trompa fue Richard Strauss, del que va a interpretar una de sus obras...

-Richard Strauss lo compuso muy joven para su padre, Franz Strauss, que fue durante casi 50 años el trompa solista de la Orquesta de la Corte de Baviera en Múnich, y uno de los grandes virtuosos de trompa de su tiempo. Es curioso porque su padre no estrenó esta pieza, no se sentía cómodo interpretándola. Pero Richard Strauss conocía perfectamente este instrumento, que su padre había tocado durante tanto tiempo.

¿Y usted? Se lo habrán preguntado muchas veces, pero, ¿por qué la trompa y no otro instrumento?

-Sería muy bonito decir que me gustaba desde pequeño y le hubiera dicho a mi madre: Quiero tocar la trompa. Pero, realmente, fue un pequeño accidente porque cuando llegué al Conservatorio me dieron a elegir exclusivamente entre la trompa y el contrabajo. En mi familia no hay nadie que se dedique a la música; cuando me preguntaron mis padres qué eran la trompa y el contrabajo, yo tampoco lo sabía. Solo tenía claro que me gustaba la música y quería probar, así que pensé que estaría bien empezar con este instrumento de viento-metal. Fue una elección prácticamente obligada pero desde el primer día me sentí atrapado con esa sonoridad que tiene tan especial.

¿Y a qué suena?

-Yo, lógicamente, hablaría maravillas de su sonido. A nivel orquestal, empasta bien con todas las secciones de la orquesta. Se envuelve en el sonido de la cuerda, en el de la madera y por supuesto, en el del viento-metal, que es de su familia. Es un sonido un poco más dulce que el trombón y la trompeta y tiene unos momentos muy potentes y de fanfarria. Puede tener momentos muy melodiosos y muy potentes. Es muy versátil, por eso los compositores lo han utilizado tanto dentro de la orquesta. Schumann decía que era como el pulmón de la orquesta, que ensamblaba con todas las secciones.

La trompa no ha sido muy utilizada en otros campos fuera de la música clásica...

-Su hábitat natural es la música clásica, no hay muchos trompistas que se dediquen a otro tipo de música. De todas maneras, ahora se está abriendo un poco al jazz, y en la música de cine se puede oír también mucho su sonido. No nos solemos dar cuenta porque estamos inmersos en la película, pero es maravilloso cómo tratan el sonido de las trompas.

noticias de deia