Baileactivo Muskiz pone en danza a El Pobal y a Boinas La Encartada

Con motivo del evento 'Work it Out' de la red paneuropea de turismo industrial

14.09.2020 | 01:10

"Ha sido todo un lujo poder bailar en la Ferrería de El Pobal en Muskiz y en la fábrica de Boinas La Encartada de Balmaseda que son unas verdaderas joyas del patrimonio industrial cargadas de historia y de futuro", acertaba a resumir Catherine Viali, responsable de Baileactivo Muskiz. Ella fue la artífice de juntar a un grupo de 12 alumnas con el que ejecutó una coreografía ideada desde la asociación European Route of Industrial Heritage (ERIH) –a la que pertenecen las dos instalaciones patrimoniales vizcainas– para festejar el día de la Cultura Industrial Europea con el evento Work it Out .


 

Un evento que al mismo tiempo que muestra el patrimonio industrial europeo repartirá tres premios en metálico entre aquellos vídeos que entre el 23 y el 30 de este mes más "me gusta" obtengan directamente en la muro de ERIH. Este año se cumple la tercera edición de este espectáculo de danza continental que quiere demostrar que el patrimonio industrial europeo está vivo y pertenece a todos. Este año son 35 las instalaciones industriales participantes en este evento que presenta monumentos industriales y museos como lugares de eventos emocionantes. Juntos constituyen la mayor red turística sobre cultura industrial en Europa.

"Inicialmente estaba previsto que se llevará a cabo el 1 de mayo pero como consecuencia de la pandemia del covid-19 se decidió suspenderlo ante las limitaciones en los diferentes países para poder juntar a gente para los ensayos. Pensábamos que la suspensión iba a ser definitiva pero en junio ERIH retomó el evento Work it Out para celebrarse este domingo día 13 de septiembre", señalaba la directora de la Ferrería de el Pobal en Muskiz, Marta Zabala, que significó que el evento europeo "nos pareció un reto muy atractivo e interesante ya que nos permitía mostrar nuestro complejo ferrón y su entorno de una manera diferente, activa, acogiendo una manifestación artística como el baile".

Dicho y hecho. Una vez aceptado el reto, la primera misión era buscar a las personas que se animaran a bailar la coreografía propuesta por ERIH ya que en las bases de la convocatoria se abría la puerta tanto a trabajadores del enclave participante, como visitantes individuales o grupales, centros escolares, asociaciones, clubs o grupos de baile. "Al final, nos pusimos en contacto con Baileactivo Muskiz y hemos de señalar que su disposición a aceptar el reto con nosotros fue total desde el principio y estamos deseando ver mañana (por hoy) el resultado final de tanto esfuerzo", apuntaba Zabala.

Reto
 

"Lo cierto es que nunca habíamos participado en un reto tan singular como este evento europeo", reconocía Catherine Viali quien no obstante, con algunas de las alumnas que acuden al polideportivo de Muskiz a practicar Baile fitness, "ya hemos participado en muchos festejos y actos tanto al aire libre como en escenarios interiores pero nada comparable al marco que ofrecen estas dos ubicaciones", apostillaba la profesora y coreógrafa de origen venezolano y que desde hace casi una década ha transmitido el gusto por el baile a decenas de muskiztarras de todas las edades. "El pasado año eran más de 100 las personas que pasaron por el polideportivo y ahora estamos preparando el próximo curso con la incertidumbre por las medidas que lleve aparejada la pandemia", subrayó Viali de Baileactivo que ofrece Baile fitness con ritmos latinos como el merengue o la bachata pero también ritmos africanos, brasileños o rock y pop.

Precisamente una melodía pop acompaña la coreografía del evento-concurso que fue interpretada por un grupo de baile de Cracovia (Polonia). "La coreografía tiene dos partes. Una de pasos obligatorios y una parte final de free style en la que hemos incluido algunos de los pasos que habitualmente realizamos en BaileActivo Muskiz", explicó Viali quien destacó que la ejecución del baile en el Pobal tuvo algo más de complicación por el espacio. "Quisimos incluir la zona de la fragua y el martillo pilón. Por ello y para respetar las distancias tuvimos que hacer dos grupos en el martillo y en la fragua porque el espacio no daba para todos. Lo bueno es que los propios ruidos de la ferrería se sumaron al vídeo", relató la profesora del grupo que grabó su primer vídeo en la ferrería el día 5 mientras que este sábado hicieron lo propio en Boinas La Encartada de Balmaseda. "En Balmaseda la ejecución y la grabación fue un poco más precipitada porque nos avisaron poco antes ya que no encontraban gente con la que participar", recordó Catherine quien señaló que en Muskiz empezaron a ensayar antes de la pandemia "aunque luego tuvimos dificultades para reunirnos y teníamos que hacerlo vía internet. En La Encartada tuvimos la ventaja de que hacía pocos días que lo habíamos hecho en Muskiz y prácticamente contamos con el mismo grupo de bailarinas lo que facilitó e baile que también se hizo en el exterior y en el interior. Como cortesía tuvieron el detalle de regalarnos a todos los participantes una txapela a medida".