La Policía impone 3.665 multas por coronavirus en Bilbao, 72 a bares

Arregi informa de que colaboran con el Gobierno vasco en el seguimiento de 101 positivos

01.10.2020 | 01:14
La sanciones en hostelería representan el porcentaje más bajo del total a pesar de la percepción de algunos hosteleros.

La Policía Municipal de Bilbao está realizando el control y seguimiento de 101 personas positivas en covid-19, en colaboración con el Departamento de Salud del Gobierno vasco a requerimiento de la OSI Bilbao-Basurto. La concejala de Seguridad Ciudadana, Amaia Arregi, dio ayer a conocer estos datos tras comparecer ante los grupos políticos, a petición del PP, para informar sobre las sanciones que se han puesto hasta la fecha fundamentalmente en los locales de hostelería de Santutxu y trasladar la sensación de "persecución que sienten sus propietarios". Sin embargo, Arregi señaló que en lo referente a los cierres en hostelería fueron sancionados 72 locales y, en concreto, el porcentaje que corresponde a Santutxu no llega al 2%.

La concejala de Seguridad informó de la buena la colaboración que existe entre la Policía Municipal y el Departamento de Salud del Gobierno vasco para que se cumplan las órdenes dictadas hasta la fecha y "siempre con el objetivo de preservar la salud". Añadió que "la labor de los agentes es pedagógica fundamentalmente". Según informó Arregi, la Policía Municipal de Bilbao se encarga de localizar a personas que dieron positivo y a contactos de esas personas e interviene, además, en el incumplimiento de las cuarentenas y se encarga de notificar, cuando así lo indica Osakidetza, las órdenes de cierre o las solicitudes de cierre de locales de hostelería.

En concreto, la Policía local localizó a 14 personas positivas en covid-19 y a 29 contactos de personas positivas. Además, intervinieron en cuatro incumplimientos de aislamiento y notificaron hasta 54 órdenes o solicitudes de cierre.

Sanciones
 

Por otro lado, la Policía interpuso 3.665 denuncias desde que se declaró el final del Estado de Alarma, el pasado 18 de junio, hasta el pasado día 29. Se trata de infracciones contra la Orden de 18 de junio –y su actualización que implicó la restricción horaria en hostelería– y la Orden de 15 de julio dictada por la Consejera de Salud.

La primera de ellas reguló una serie de medidas de higiene y prevención, como la distancia personal de 1,5 metros o las limitaciones de aforo en la hostelería, entre otras. Unas medidas que se vieron ampliadas en la Orden de 15 de julio en la que se estableció como obligatorio del uso de las mascarillas con independencia de la distancia interpersonal y se incidió en la prohibición del botellón. De esas 3.665 denuncias, hasta 2.678 hacen referencia al no cumplimiento de la obligación de portar mascarilla en todo momento en la vía pública, siendo la que más sanciones genera por parte de la Policía Municipal. Tras las mascarillas le siguen la práctica del botellón (hasta 354 denuncias) y el incumplimiento de los horarios de cierre en hostelería (72).

El concejal del PP Carlos David señaló que "muchos hosteleros se sienten perseguidos. Nuestra obligación es tomar medidas para apoyarles". La concejala de Elkarrekin Podemos, Carmen Muñoz, criticó que se haga de la seguridad "un campo de batalla" y pidió para contrarrestar las criticas del PP datos sobre el número de efectivos por barrios. También el concejal del EH Bildu Asier González lamentó los términos en los que se produjo la intervención del PP.

La concejala de Seguridad informó de que al menos 40 patrullas se encuentran distribuidas por los barrios, tanto por la mañana como por la tarde, en función de los ratios establecidos que, en este caso, alcanzan a más de una patrulla por cada 10.000 habitantes.