Medio millar de vecinos de Arrigorriaga vota contra el cambio de nombre de calles

Las explicaciones del gobierno no convencen al promotor de la iniciativa

25.05.2021 | 00:52
La recogida de firmas ha sumado 440 apoyos.

La campaña de recogida de firmas en contra del cambio de nombre de las calles Lepanto y Pedro Muro, de Arrigorriaga, se ha cerrado con alrededor de 440 apoyos, una cifra que el promotor de la iniciativa, Javier Lazcano, ha calificado como "muy satisfactoria" y que demuestra "el malestar de la gente con esta idea". El siguiente paso será tramitar la entrega formal de las hojas con las rúbricas ante la administración local, gobernada en coalición por EH Bildu y la plataforma Arrigorriaga Gara, y no se descartan otras acciones de protesta "que habrá que ir valorando en función de cómo se vaya desarrollando todo", declara.

Lazcano no tiene intención de cesar en su empeño de defender los intereses de los vecinos de las calles afectadas a pesar de la reunión mantenida la semana pasada con la alcaldesa de la localidad y la concejala de Igualdad "al objeto de plantear el punto de vista del equipo de gobierno de una manera transparente y clara, clarificar las dudas y escuchar las inquietudes de las personas responsables de la Asociación Vecinal de Lanbarketa", informaron fuentes del ejecutivo, a través de nota de prensa. En ese comunicado, el gabinete de Maite Ibarra achacó la campaña de recogida de firmas a la existencia de "desinformación sobre la puesta en marcha del proceso participativo para aumentar los nombres de mujeres en el callejero de Arrigorriaga", y aclaró que "no tomará decisiones de este tipo, ni en Lanbarketa ni en ningún otro sitio, sin compartir, trabajar y acordarlo con la ciudadanía".

Sin embargo, Javier Lazcano no salió conforme de esa primera toma de contacto con el gobierno municipal. "¿A qué se refieren cuando dicen que van a acordarlo con la ciudadanía? ¿A todo el pueblo? Si es así, a mí no me vale. La consulta, si es que se realiza, se tiene que hacer con los afectados", indica. Y es que van a ser los residentes "muchos de ellos de avanzada edad" quienes sufran los inconvenientes de un cambio de nomenclatura de su calle. "Aunque la alcaldesa puso como ejemplo una modificación en Bilbao que, según dijo, fue a coste cero para los vecinos, yo no lo veo tan claro. Nunca es a coste cero. Hay trámites, como los relacionados con el DNI o el carné de conducir, que pueden resultar gratuitos, pero otros que se tienen que gestionar ante notario, no". A esto habría que sumar "el tiempo invertido en hacer todo el papeleo, que hay que desplazarse ante diferentes entidades... Y que no nos digan que ahora se puede hacer todo telemáticamente, porque tampoco nos sirve. La gente mayor no se defiende con las nuevas tecnologías y tendrían que pedir ayuda a familiares o allegados para poder hacer esa documentación".

Informe Malmasingo Lagunak
 

En esa reunión y en el comunicado de prensa, el equipo de gobierno se refirió también al informe que, a petición del Consejo de Igualdad, ha realizado la asociación local Malmasingo Lagunak sobre aquellas calles, plazas o demás localizaciones municipales que pudieran no cumplir con los requisitos de la Ley de Memoria Histórica. Es esta agrupación la que, tras su trabajo, propone cambiar el nombre de tres calles: Lepanto porque "en 1971, al cumplirse cuatro siglos de esa batalla, la dictadura franquista impuso a los pueblos que dedicaran una calle a esa contienda naval; Pedro Muro concejal y alcalde a principios del siglo XX durante la monarquía de Alfonso XIII pero que "fue nombrado Juez Municipal en la dictadura dentro de la política de cubrir puestos de la administración con personas afectas al régimen; y Concha Espina escritora que "en 1936 se afilió a la sección femenina de Falange".

noticias de deia