muestran su hartazgo y su repulsa

Dos mil voces contra las okupaciones ilegales de pisos en Santurtzi

La ciudadanía trató, durante cuatro horas, de que los okupas se fuesen de la casa

09.02.2020 | 20:57
A lo largo de la concentración pacífica hubo algún que otro pequeño momento de tensión, en mitad de un ambiente cívico y de protesta ciudadana.
Vecinos de Santurtzi protestan frente a las casas okupadas

La ciudadanía trató, durante cuatro horas, de que los okupas se fuesen de la casa

Santurtzi - Los santurtziarras mostraron su hartazgo y su repulsa a las okupaciones ilegales de viviendas. Cerca de 2.000 personas, según fuentes policiales, dijeron alto, claro, de distintas maneras y de forma pacífica -aunque hubo algunos momentos tensos- que están hartos de que ocurran casos como el de Isabel y Begoña del Blanco, las dos mujeres que han visto cómo su casa está okupada desde el pasado 2 de septiembre. "Estamos muy agradecidas al pueblo, a toda la gente por el cariño y el apoyo que nos está dando", aseguraron Begoña e Isabel.

Ni los más viejos del lugar habían visto semejante despliegue policial en su barrio. En total, una quincena de furgones de la Ertzaintza y un centenar de agentes custodiaban la parte trasera -por la calle Sor Natividad- y la delantera -por José Miguel de Barandiarán- de los dos edificios en los que no solo hay dos denuncias por okupación, sino en los que hay un problema de convivencia más que evidente, que los propietarios que aún siguen en sus hogares achacan a un caso de mobbing inmobiliario. Llegaron las 17.30 horas, y ni rastro de aquella contraconcentración que los okupas habían intentado mover por redes sociales. Desde el edificio, varios inquilinos grababan lo que ocurría alrededor. Tomaban imágenes de periodistas y del fortísimo dispositivo de seguridad que se elaboró para la ocasión.

Según avanzaba la tarde, comenzó a llegar la gente dispuesta a concentrarse y a que hubiese un feliz final como ocurriera en El Progreso. Mayores, jóvenes, personas de mediana edad... Todos ellos unidos contra la injusticia de que alguien pueda dar una patada a la puerta de tu casa y entre a vivir en ella. Ejemplo de ello fue Rosa, una vecina de esta zona de Santurtzi que vive y padece los problemas de convivencia que, en los últimos años, han generado algunas personas en José Miguel de Barandiarán. "En este barrio nunca había habido problemas. Fue llegar ellos y empezar a escupirnos desde la ventana, insultarnos... A mi hija, incluso, han llegado a tirarla del columpio", señaló. Nada más comenzar la concentración, no se hicieron esperar los primeros gritos de "Fuera, fuera", "Si quieres una casa, trabaja" o "Apaga la luz que no la pagas tú" y "No son okupas, son ladrones de casas" entre otros.

Durante más de cuatro horas, los vecinos mostraron su indignación hacia este caso en particular y las leyes en general. "Tiene narices que la policía esté protegiendo a ellos, que son unos delincuentes", se pudo oír en la concentración en más de una ocasión. La gente se fue poco a poco a sus casas con la misma sensación: "Qué impotencia". Impotencia de una ciudadanía que se siente indefensa, desprotegida ante las okupaciones de vivienda con las leyes actuales.

en corto