Los bomberos estrenan una lavandería anticontaminación

El parque foral de Urioste acoge la primera cabina de descontaminación instalada en el Estado

08.02.2020 | 19:39
La cabina admite varios tipos de portaelementos.

Ortuella - El parque central del cuerpo foral de bomberos ubicado en Urioste está inmerso en pleno proceso de formación de los trabajadores que han de atender la moderna cabina de descontaminación -la primera de estas características instalada en el Estado- con la que pretenden evitar los riesgos laborales a los que se ven expuestos los bomberos que trabajan entre todo tipo de contaminantes, fundamentalmente humo, si bien también pueden verse afectados por materiales biológicos o tóxicos. "Este sistema de limpieza y de desinfección se utiliza para el tratamiento de máscaras y reguladores de respiración, así como con botas y guantes de goma y otros equipos de protección personal, como trajes para salpicaduras de productos químicos, trajes de buceo y cascos", explicó el jefe del servicio foral de bomberos, Ernesto García, quien señaló que esta moderna instalación dará servicio a los 425 efectivos que actualmente trabajan en los ocho parques de Bizkaia.

Los servicios de bomberos que disponen de esta tecnología están fundamentalmente en ciudades de Alemania, Holanda y Suiza, así como en las sedes centrales de empresas como Airbus o Bayer. Según detalló García, hasta ahora la limpieza se hacía en Urioste de manera manual, salvo una vez al año "cuando los trajes se llevaban a revisión al fabricante".

La máquina de lavado permite eliminar el riesgo para los encargados de la limpieza y mejora los tiempos para disponer a tiempo de los Equipos de Protección Individual. Así la máquina, mediante sus correspondientes bastidores, es capaz de lavar 24 máscaras de intervención (ampliable a 48) o doce reguladores (ampliable a 24), ocho espalderas, ocho cascos de intervención, un traje de buceo (ampliable a dos) y hasta cuarenta guantes o botas de goma. El proceso completo más largo de limpieza, desinfección y secado: no usa más de 300 litros de agua, con una duración no superior a tres horas apenas consume más de dos kilovatios a la hora. El proceso de secado se realiza mediante aire caliente e un tiempo que oscila entre treinta y 180 minutos.

"Una vez que se pasa a la sala de expedición, los equipos se someten a los test correspondientes antes de su entrega al parque correspondiente", explicó García, quien subrayó que todo el material tiene una ficha de trazabilidad que permite controlar su periodo de validez en función de los valores fijados por el fabricante".

El sistema de limpieza usa productos biodegradables que pueden ser eliminados junto con las aguas residuales. Cuenta con un doble sistema de aguas residuales, uno dirigido a la red general de alcantarillado, y otro, a un depósito externo para el caso de limpieza y desinfección de sustancias nocivas. - E. Zunzunegi